ACTUALIDAD | Netflix | estafa | streaming

Un falso Netflix que puede vaciar las cuentas bancarias

La nueva estafa que utiliza el servicio de streaming Netflix y está generando preocupación debido a que ya hay usuarios que han caído en ella.

Una nueva estafa -de las que hay miles- tiene como protagonista al servicio de streaming Netflix y está generando preocupación debido a que ya hay usuarios que han caído en ella. La plataforma fue suplantada por cibercriminales que falsifican su identidad.

El objetivo es comunicarse con los clientes de Netflix a través de correos fraudulentos, que a simple vista parecen oficiales, donde les solicitan datos bancarios.

La excusa para ello es una actualización en los datos de pago. Por supuesto, no son Netflix, sino estafadores haciéndose pasar por el servicio de streaming.

Los criminales envían correos electrónicos a sus víctimas. En él se indica que es necesario que se actualicen los datos de pago, porque, si no, la suscripción no se renovará.

En el propio correo se incrusta un enlace, que redirige a una web falsa que emula la de Netflix. Es en ella donde se implementa un cuestionario con diversos campos en el que la víctima introducirá su información personal, como su nombre, dirección o código postal. Luego avanzará al siguiente cuestionario, que le pedirá la información bancaria.

Lo que debe fijarse el usuario cuando recibe este tipo de correos, es chequear la dirección de donde proviene el mismo. El correo electrónico de Netflix es [email protected].

Si el email no proviene de esa dirección, pero aún se tienen dudas al respecto de la situación del pago de tu cuenta, lo mejor es acceder al sitio web de Netflix desde una computadora y revisar la suscripción dentro de la misma.

La ingeniería social, en términos sencillos, es el acto de engañar a las personas para obtener información confidencial o realizar acciones perjudiciales. Los ciberdelincuentes actúan de forma sutil y persuasiva a través de aplicaciones móviles, explotando la confianza de los usuarios, ya sea a través del acceso remoto a sistemas operativos, la derivación de FaceID, la instalación de aplicaciones maliciosas, el intercambio de SIM o incluso el Vishing (llamadas de voz fraudulentas) para engañar a las personas y obtener información valiosa.

Según Porplusec, el 98% de los ciberataques comienzan con ingeniería social. "Este tipo de fraudes por un lado afectan a las empresas que sufren perjuicios económicos, multas y un gran daño a la imagen y fiabilidad de la marca. Pero es necesario pensar en el consumidor, ya que las personas afectadas por la estafa también sufren grandes pérdidas económicas", explica Tom Tovar, CEO y cofundador de Appdome, compañía experta en la defensa de las aplicaciones móviles.

En este sentido, el informe de Expectativa de Consumo de Appdome 2023 remarcó que el 74% de los usuarios dejaría de utilizar una aplicación móvil si sufriera una filtración.

FUENTE: Ambito Financiero

Dejá tu comentario