LOCALES | homicidio | Parque 9 de Julio |

Crimen de policías: en marzo podría quedar en libertad el único imputado

Jorge Lobo Aragón, abogado de la familia de Sergio Páez González, uno de los policías asesinados, adelantó que el 15 de marzo vence el cumplimiento de la prisión preventiva de Máximo Abraham, el único imputado por el doble homicidio.

Se cumplieron dos años del doble crimen de los policías ocurrido en el Parque 9 de Julio, cuando concretaban una ronda de patrullaje en la zona.

Jorge Lobo Aragón, abogado de la familia de Sergio Páez González, una de las víctimas, contó en qué estado se encuentra la causa.

"Hubo un requerimiento de elevación a juicio por parte de la fiscal, que fue corroborado por el juez de Instrucción y ante esa elevación a juicio la defensa del imputado Abraham planteó una apelación, que según la Cámara no cumplía con los requisitos formales de la apelación, por lo que la causa volvió al Juzgado de Instrucción de origen", detalló.

En este marco, Lobo Aragón explicó que ayer le informaron que la Cámara de Apelaciones había pedido el expediente. "Me dicen que había un planteamiento de nulidad por parte de la defensa del imputado Abraham por una supuesta falta de notificación de la audiencia de apelación", indicó.

image.png

De todos modos, la causa todavía no fue elevada a la sala y se tiene que resolver un planteamiento de nulidad.

En este sentido, el abogado manifestó su preocupación porque durante los primeros días de marzo el imputado por el doble homicidio podría quedar en libertad.

"Estamos ante la grave situación de que el 15 de marzo se vence el cumplimiento de la prisión preventiva por parte del imputado Abraham con lo cual nosotros vamos a solicitar prórroga porque la libertad de este imputado es un peligro no solamente para los testigos y los familiares de la víctima, sino que también para toda la sociedad".

El sargento 1° Cristian Peralta, de 37 años y el cabo 1° Sergio Páez González de 44 fueron asesinados a sangre fría después de haber respondido a un llamado al 911 que reportaba gritos dentro de una camioneta.

El oficial Páez González murió en el acto como consecuencia de los cuatro impactos que recibió en el cuerpo, mientras que su compañero, que quedó herido de gravedad, fue trasladado de urgencia al Hospital Padilla. Sin embargo, Peralta no logró sobrevivir el episodio y murió a los pocos minutos. Antes de que fueran sorprendidos, los agentes habían dejado sus chalecos antibala dentro del patrullero.

Dejá tu comentario