INTERNACIONALES | Reino Unido |

Johnson abre un nuevo frente con la UE: ahora por la relación posbrexit

El primer ministro británico adelantó que de ninguna manera prolongará el debate por el nuevo vínculo entre su país y el bloque. Su éxito electoral le permite condicionar las exigencias de Bruselas, según los analistas.

Fortalecido en las urnas, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció ayer que buscará que el Parlamento limite por ley a un año el período de transición para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Reelegido con una muy amplia mayoría en las legislativas de la semana pasada, el líder conservador se mostró decidido a no repetir los errores de su predecesora Theresa May, acusada de falta de firmeza ante las exigencias de Bruselas. Esto resultó en tres aplazamientos del brexit, inicialmente fijado para marzo de 2019 y ahora previsto el 31 de enero.

Con 365 de los 650 diputados en el nuevo Parlamento, Johnson tiene asegurada la aprobación del acuerdo de divorcio. Pero después comenzará una segunda, y más complicada, fase de negociación: la de la futura relación comercial con la UE.

“Este Parlamento es una gran mejora respecto a su predecesor”, afirmó el premier subrayando que “no perderá el tiempo en bloqueos, divisiones y retrasos”.

La futura relación entre Londres y Bruselas debe negociarse durante el denominado “período de transición”, un plazo destinado a permitir a empresas y administraciones prepararse para una salida sin rupturas abruptas.

Dicho período vence el 31 de diciembre de 2020, pero puede ser ampliado hasta dos años, aunque Londres debe solicitarlo antes del 1 de julio.

Sin embargo, el programa electoral conservador “señalaba claramente que no ampliaríamos el período de transición”, subrayó una fuerte de Downing Street.

Así que el equipo de Johnson está reescribiendo el proyecto de ley que debe traducir el Tratado de Retirada a la legislación británica para “prohibir al Gobierno aceptar toda extensión”, precisó.

El texto será sometido al nuevo Parlamento el viernes, aunque su adopción quedará para después del receso de Navidad.

Muchos se preguntaban ayer por qué un primer ministro necesita una ley que le impida hacer algo que no quiere hacer. Para los analistas, el objetivo evidente es mandar un mensaje a Bruselas sobre su determinación a negociar de forma expeditiva.

Johnson habló con la nueva presidenta de la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE), Ursula Von der Leyen, y acordaron trabajar con “gran energía” en la futura relación, afirmó su vocero. Las negociaciones comenzarán “cuanto antes” tras el brexit, subrayó.

La UE hará “todo lo posible” para alcanzar un acuerdo con Londres en 11 meses, afirmó el negociador jefe europeo Michel Barnier.

Expertos y diplomáticos europeos coincidieron en señalar que es un plazo muy corto para negociar un gran acuerdo de libre comercio, especialmente porque el “premier” dijo rechazar un tratado que retome las actuales reglamentaciones comunitarias y los responsables europeos temen ver surgir a sus puertas un competidor desleal.

Este nuevo movimiento reavivó los temores de que el Reino Unido acabe abandonando efectivamente la UE el 1 de enero de 2021 de forma brusca. La perspectiva provocó una fuerte caída de la libra esterlina.

Pero algunos analistas especulaban también con la posibilidad de que permita a Johnson lograr la aprobación de una relación más estrecha con la UE, ante la amenaza de un brexit brutal.

“Para alcanzar un acuerdo en 11 meses, el Reino Unido tendrá que ceder a la mayoría de las demandas de la UE”, consideró Sam Lowe, investigador del Centro para una Reforma Europea. “De un punto de vista político, Johnson no puede ceder sin haber peleado primero, y la alternativa tiene que ser algo peor”.

FUENTE: ambito.com

Temas

Dejá tu comentario