GOB NOV 1140x100 CMC.gif
DEPORTES | River |

River: el día que le echaron cuatro jugadores y fue goleado

Oscar Acosta, el primer expulsado por Javier Castrilli, repasó en LV12 el nacimiento del Sheriff en 1992 en el 0-5 contra el Newell's campeón de Bielsa.

El 10 de mayo de 1992 jugaban River y Newell's por la fecha 12 del torneo Clausura. Ambos eran animadores del certamen (la Lepra terminaría ganando el torneo). Era un partido clave por la pelea del trono. Daniel Passarella de un lado en el banco de suplentes. Marcelo Bielsa en el cuadro visitante. No pasaba mucho en el primer tiempo, hasta que a los 40 minutos, Oscar Acosta le hizo una falta en mitad de cancha a Eduardo Berizzo. Sorpresivamente, el Sheriff se acercó y expulsó al 10 local.

Sin entender la situación, los jugadores de River se le fueron al humo al pito para protestarle. Sacado, el propio Angel David Comizzo abandonó su arco para sumarse a los reclamos de sus compañeros. Tras recibir la amarilla de parte del árbitro, el arquero le aplaudió en la cara y también vio la roja.

En la continuidad de las airadas protestas, Fabián Basualdo dejó a River con ocho. Eso desató la locura del propio Passarella, también expulsado en el entretiempo. El panorama iba a ser aprovechado por los de Bielsa.

River Plate 0 vs Newells 5 Clausura 1992 Castrilli expulsa 4 jugadores de River FUTBOL RETRO TV

Aprovechando la ventaja numérica, la Lepra de Bielsa se floreó en un Monumental que hervía. Los goles fueron como dagas para el dueño de casa. Alfredo Berti, Fernando Gamboa, Ricardo Lunari -dos- y Lukas Tudor fueron los verdugos de un pobre Rodrigo Burela, que tuvo que entrar a ocupar el arco por la salida de Comizzo. De yapa, el Pipa Higuaín -padre de Gonzalo- también se fue a las duchas antes de tiempo por una sanción disciplinaria.

Un hombre reconocido en Tucumán por su paso en San Martín es el propio Oscar Acosta, el primero de los expulsados en el equipo de Passarella: "fui el primero al que echa Castrilli, eso me crucificó también en River. Fue una jugada tonta, en esa época había otro diálogo entre jugador y árbitro, no como ahora que es más estricto. Había señores árbitros como Lamolina, Loustau, Calabria, Romero, Bava, Mastrangelo, una camada de gente de fútbol, de calle, que dialogaba con el jugador, se usaba más el sentido común".

"Se mandaban a cualquier lado entre jugadores y árbitros, se desafiaban a pelear. Estábamos acostumbrados, los equipos grandes siempre tienen esa ventajita de que no te van a echar con una falta fuerte en los primeros minutos", dijo el futbolista de aquella tarde en el River de Passarella.

En la continuidad de la comunicación con LV12 Radio Independencia, Acosta mencionó: "la jugada se desarrolla en el mediocampo, me sacan un lateral, no sé si fue Carlos Enrique, la cubro con el cuerpo, pero a la vez agarrándome con un rival, también me estaban empujando, nos caemos los dos, Castrilli cobra falta, pensaba que era para mí, y me cobra en contra. Levanto la mano con un gesto y le dije "Javier, dejate de hinchar las pelotas". Automáticamente me saca la tarjeta roja, cuando la miro me quería matar, el partido estaba 0-0, era decisivo, River tenía también un equipazo, era el Newells de Bielsa que iba a salir campeón".

Y con la primera roja, el "desastre": "en ese momento la bronca fue grandísima, Passarella le dijo de todo en esa misma jugada, en esa Comizzo y Basualdo, dos de mis mejores amigos, vinieron para pedir explicaciones y les clavó la roja también. Yo lo defino como lo llamaron los medios, un Sheriff, aprovechó el partido, fue el que lo catapultó a lo que después fue en ese personaje. No lo conozco como persona, no fue el único incidente".

image.png
El Sheriff y Passarella: River, disminuido, fue goleado por el Newell's de Bielsa.

El Sheriff y Passarella: River, disminuido, fue goleado por el Newell's de Bielsa.

"Castrilli se te quedaba mirando desafiante, no tenía ni la espalda ni la escuela de los otros grandes árbitros. Se hizo muy respetado en la cancha, después era muy criticado por propios y extraños. A nivel personal a mí me mató, siempre fui confeso hincha de Newells, soy de Rosario, me crié con esa escuela, a la vez defendía los colores de River, para mí fue un antes y un después", reconoció sobre su expulsión ante el equipo de Bielsa.

Por último, reveló una anécdota posterior a su expulsión: "me dieron una fecha, a los tres. Después de ese partido que fue un domingo, salía El Gráfico, una sección era el ABC del chimento, al otro día entrenamos en River y Passarella antes de hacer la charla me dice que no le presta atención a los periódicos. Igual en ese momento sentí que era mi final".

Temas

Dejá tu comentario