INTERNACIONALES | Rusia | militares | acuerdo

Rusia suministrará a Irán de un sistema de satélites

El plan entregaría a Irán un satélite equipado con una cámara de alta resolución que mejoraría en gran medida sus capacidades de espionaje.

Rusia se está preparando para suministrar al régimen de Irán un sistema de satélites avanzado que le dará a Teherán una capacidad sin precedentes para rastrear posibles objetivos militares en todo el Medio Oriente y más allá, según funcionarios de Estados Unidos y Medio Oriente informados sobre los detalles del acuerdo.

El plan entregaría a los iraníes un satélite Kanopus-V de fabricación rusa equipado con una cámara de alta resolución que mejoraría en gran medida las capacidades de espionaje de Irán, permitiendo el monitoreo continuo de instalaciones que van desde las refinerías de petróleo del Golfo Pérsico y las bases militares israelíes hasta los cuarteles iraquíes que albergan tropas estadounidenses, dijeron los funcionarios. El lanzamiento podría ocurrir en unos meses, dijeron.

Si bien el Kanopus-V se comercializa para uso civil, los oficiales militares iraníes han estado muy involucrados en la adquisición, y los líderes del cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán han realizado múltiples viajes a Rusia desde 2018 para ayudar a negociar los términos del acuerdo. Recientemente, expertos rusos viajaron a Irán para ayudar a capacitar a los equipos de tierra que operarían el satélite desde una instalación recién construida cerca de la ciudad norteña de Karaj, dijeron los funcionarios.

Los detalles del acuerdo fueron descritos por un funcionario estadounidense, así como por un alto funcionario de un gobierno del Medio Oriente informado sobre la venta. Los tres funcionarios hablaron bajo condición de anonimato. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia en Moscú no respondió a una solicitud de comentarios por correo electrónico.

Las revelaciones se produjeron mientras el presidente Biden se preparaba para su primera reunión con el presidente ruso Vladimir Putin. El inminente lanzamiento de un satélite iraní de fabricación rusa podría sumarse a una larga lista de temas polémicos que han tensado las relaciones entre Moscú y Washington, incluidas las más notables operaciones de piratería informática rusas y los esfuerzos para interferir en las elecciones estadounidenses. También es probable que los opositores a que Estados Unidos vuelva a ingresar al acuerdo nuclear con Irán aprovechen la divulgación para argumentar en contra de cualquier compromiso con Teherán que no aborde sus ambiciones militares en la región.

image.png

Si Rusia cumple con la entrega, el acuerdo representaría un logro significativo al alto mando militar iraní que ha luchado durante años por poner en órbita un satélite de reconocimiento militar. Después de varios fracasos importantes, el año pasado Irán lanzó con éxito un satélite militar autóctono denominado Noor-1, pero un alto funcionario del Pentágono se burló rápidamente de la nave como una “cámara web que se tambalea”.

Según el acuerdo alcanzado con Moscú, el nuevo satélite de Irán se lanzaría en Rusia y contaría con hardware ruso, incluida una cámara con una resolución de 1,2 metros, una mejora significativa con respecto a las capacidades actuales de Irán, aunque todavía muy por debajo de la calidad alcanzada por los satélites espía estadounidense. Más importante aún, Irán podría “encomendar” al nuevo satélite que espíe los lugares que elija, y con la frecuencia que desee, dijeron los funcionarios.

No es el mejor del mundo, pero es de alta resolución y muy bueno para objetivos militares”, dijo el funcionario de Oriente Medio familiarizado con el paquete de hardware del satélite. “Esta capacidad permitirá a Irán mantener un banco objetivo preciso y actualizar ese banco objetivo en unas pocas horas” todos los días.

Igualmente preocupante, dijo el funcionario, es la posibilidad de que Irán pueda compartir las imágenes con grupos de milicias pro iraníes en toda la región, desde los rebeldes hutíes que luchan contra las fuerzas gubernamentales respaldadas por Arabia Saudita en Yemen hasta los combatientes de Hezbollah en el sur del Líbano y las milicias chiitas en Irak y Siria. Las milicias pro iraníes se han relacionado con repetidos ataques con cohetes contra bases militares iraquíes que albergan a las tropas estadounidenses.

Si bien los aspectos clave de la capacidad del satélite se han mantenido en secreto, Irán y Rusia revelaron públicamente su intención de entrar juntos en el negocio espacial. Ya en 2015, el servicio de noticias Press TV de Irán informó que empresas iraníes y rusas habían firmado un acuerdo que permitiría a Irán adquirir un “sistema de detección remota que puede emplearse para recopilar información sobre la superficie, la atmósfera y los océanos de la Tierra”.

image.png

El artículo enumeraba a los socios rusos del acuerdo como NPK BARL y VNIIEM, dos firmas que construirían y lanzarían el satélite en asociación con la empresa comercial estatal iraní Bonyan Danesh Shargh y la Agencia Espacial Iraní.

Expertos y analistas independientes dijeron que las nuevas capacidades de espionaje de Irán serían especialmente preocupantes, dados los recientes avances de Teherán en los sistemas de guía de misiles. Irán está produciendo una variedad de misiles balísticos y drones que pueden atacar objetivos distantes con precisión, y el acceso a imágenes satelitales mejoradas podría hacerlos aún más efectivos, dijeron algunos.

“Tener este tipo de obtención de datos puede abrir posibilidades técnicas y operativas que los iraníes anteriormente no tenían”, dijo Christopher Ford, el principal funcionario de no proliferación del Departamento de Estado bajo la administración Trump. “Suena como una mejora significativa, no sólo un ligero deslizamiento cuesta arriba en términos de posibles aplicaciones militares”.

Otros expertos señalaron que Irán había logrado adquirir imágenes de alta resolución presumiblemente comprándolas a compañías de satélites comerciales, aunque la capacidad de Teherán para obtener datos en tiempo real sobre posibles objetivos militares era limitada.

“Una capacidad para tomar esas fotografías es algo que los militares quieren, porque es valioso para ellos”, dijo Jeffrey Lewis, un experto en no proliferación y profesor del Instituto Middlebury de Estudios Internacionales en Monterey, California. Agregó que adquirir tecnología rusa esencialmente permitir a los iraníes un camino más rápido hacia una capacidad que habrían adquirido por sí mismos, con suficiente tiempo.

“¿Están encantados los militares de Irán? Sí, lo están, y este es un cambio real”, dijo Lewis. “Pero iba a suceder tarde o temprano”.

FUENTE: infobae.com

Dejá tu comentario