GOB WEB SEP Obra Pública.jpg
NACIONALES | Tarjeta alimentAR | inseguridad alimentaria | UCA

Tarjeta Alimentar: Cuál es la evaluación que hace la UCA

Según un informe de la UCA, la Tarjeta Alimentar redujo la inseguridad alimentaria y la pobreza. Los beneficiarios tuvieron un 19,4% menos de sufrir hambre.

La Tarjeta Alimentar entregada por el Estado a hogares con necesidades para que compren exclusivamente alimentos, sin poder usarla para adquirir bebidas alcohólicas o retirar dinero en efectivo, empezó a mostrar su impacto real en la sociedad: redujo considerablemente la inseguridad alimentaria de quienes la recibieron, en comparación con aquellos de igual condición pero sin este beneficio.

Un trabajo elaborado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) a pedido del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para medir el impacto de esta política pública, demostró que los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar tuvieron un 19,4% menos de posibilidades de sufrir inseguridad alimentaria.

Según los datos del estudio elaborado por la UCA, "el Programa Alimentar ejerció en el marco de la crisis sanitaria y socioeconómica Aspo-Covid 19 un impacto protector ante la inseguridad alimentaria de los hogares y sus miembros, y especialmente ante la situación más grave que afecta a niñas, niños y adolescentes”.

Ianina Tuñón, investigadora responsable del Observatorio de la Deuda Social de la UCA y una de las autoras del informe especial titulado “Evaluación de impacto del Programa Tarjeta Alimentar”, explicó que el trabajo muestra de manera muy contundente que un destinatario de este beneficio tuvo una incidencia de la inseguridad alimentaria de 34,8%, mientras que en el grupo de comparación (de idénticas características socioeconómicas, pero sin el beneficio) esa cifra fue de 54,2%. “Es decir que un hogar que tenía la tarjeta tuvo un 19,4% menos de posibilidades de tener inseguridad alimentaria”, señaló.

image.png
Para la UCA, la Tarjeta Alimentar redujo la inseguridad alimentaria y la pobreza.

Para la UCA, la Tarjeta Alimentar redujo la inseguridad alimentaria y la pobreza.

En el caso de la población infantil, la diferencia fue incluso mayor. En los destinatarios hubo una incidencia de la inseguridad alimentaria de 41,7%, mientras que en los que no tuvieron el beneficio esa incidencia ascendió a 70,8%, con lo que los niños y niñas que recibieron la tarjeta tuvieron 29% menos de posibilidades de sufrir inseguridad alimentaria.

El trabajo muestra, además, la eficacia que tuvo el Programa Alimentar a la hora de reducir la indigencia y la pobreza. Así, se ve que los hogares por debajo de la línea de indigencia en el país son 9,2%, mientras que si se quita el Programa Alimentar (Tarjeta Alimentar más AUH) esa cifra asciende a 27,5%. En el caso de niños esos porcentajes son 10,6% y 33,3%, respectivamente.

En tanto, los hogares que están por debajo de la línea de la pobreza son 71,6%, mientras que si se quita el beneficio del Programa Alimentar ese número llega a 82,2%. En el caso de los niños, esos porcentajes son 79,8% y 88,9%, respectivamente.

En la UCA destacaron la importancia de hacer evaluaciones de impacto. “Esto permite corregir políticas públicas. Una de las correcciones que se hicieron fue ampliar la cobertura de la Tarjeta Alimentar a los 14 años, algo que es una buena práctica para mejorar las políticas públicas mientras se hace el monitoreo”, subrayó Tuñón.

Dejá tu comentario