GOB NOV 1140x100 CMC.gif
NACIONALES | UIA |

El presidente de la UIA rechazó el congelamiento de precios

Daniel Funes presidente de la UIA y la Copal, dijo que la medida "es coyuntural" y pidió "respetar las reglas de juego".

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) Daniel Funes de Rioja cuestionó el congelamiento de precios que decidió la Secretaría de Comercio Interior hasta fin de año y consideró que una medida de esa naturaleza “no sirve para mucho en ningún país del mundo”, aseguró.

En una rueda de prensa tras la finalización del evento de Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) con la presencia de la candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires Victoria Tolosa Paz, Funes de Rioja, que además preside esa entidad, criticó la decisión del Poder Ejecutivo de mantener fijos los valores de una canasta superior a los 1.200 productos en los supermercados, horas antes de acudir a una reunión con el secretario Roberto Feletti, quien convocó a las empresas de consumo masivo para concretar la medida.

“Nosotros queremos dialogar y construir. Obviamente tenemos puntos de vista, hay reglas de juego que necesitamos que se respeten en la medida de lo posible, pero vamos a poner toda la buena voluntad porque no queremos conflicto. Espero que sea así”, dijo el ejecutivo industrial ante la prensa en el hotel Alvear Palace.

“Ni los controles de precio ni los congelamientos (nos gustan). Forman parte de una deformación que es la inflación, que es algo que no le viene bien a nadie. En los 70′ uno podía ‘cabalgar’ a la inflación, después la hiper nos demostró que era inmanejable. Si los países de la región están con niveles de inflación diez veces menor, eso produce disrupciones en todos los mercados. Tratemos de hacer entre todos un país normal, pero de la noche a la mañana no se hacen esas cosas”, mencionó Funes de Rioja.

image.png

Sobre la medida de congelamiento específicamente, el empresario directivo de la central de compañías alimenticias dijo que “es coyuntural y no sirve para mucho en ningún lugar del mundo, ni siquiera en países que han tenido regímenes mucho más autoritarios. Gracias a Dios estamos muy lejos de eso”, apuntó.

Días atrás, Funes de Rioja había afirmado “no somos la causa sino la consecuencia de la inflación”. “Las políticas de congelamiento no se justifican en el contexto de multicausalidad de la inflación. Hay que buscar políticas de estado que permitan estabilizar a la Argentina. Generar empleo, porque es la posibilidad de acceso a la alimentación, a la salud. Tenemos toda la voluntad de conseguir soluciones compatibles con todos”, había dicho el sábado en declaraciones radiales.

Esta tarde los empresarios del sector de consumo masivo apuraban reuniones de urgencia para llevar una postura común ante Roberto Feletti, con quien tendrán un encuentro desde las 18 en la sede del Ministerio de Desarrollo Productivo. El sector privado espera tener una contrapropuesta para presentarle a los nuevos funcionarios de Comercio Interior. Un ejecutivo de una alimenticia con presencia en la mesa directiva de Copal descreía este lunes en diálogo con Infobae que la resolución final sobre cómo se llevará adelante el congelamiento salga del encuentro de esta tarde, ya que estimaba que “es muy difícil implementarlo sin hablar empresa por empresa”.

Una de las dudas que sostienen los empresarios es conocer si la medida estará respaldada con una normativa por decreto -como por ejemplo Precios Cuidados o como lo fue durante la primera etapa de la pandemia el programa Precios Máximos- o si será un reclamo de las autoridades “de palabra”.

Funes de Rioja, por otra parte, habló sobre la necesidad de un acuerdo político luego de las elecciones, una tema que puso sobre la mesa el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa y que Victoria Tolosa Paz repitió ante la platea ejecutiva de Cicyp. “La situación de la Argentina favorece a un consenso. Todo lo que he estudiado sobre políticas de concertaciones en las últimas décadas en todo el mundo muestra que hay puntos de inflexión. El Covid es un punto de inflexión porque tiene desafíos muy importantes que obligan a repensar el país”, dijo el abogado laboralista.

Sobre las perspectivas para los próximos años, Funes de Rioja dijo que “estamos en días preelectorales, después del 14 de noviembre habrá que ver”. Y continuó: “Nadie puede gobernar los próximos 24 meses pensando que ese tiempo va a haber un cambio sustancial, no de gente sino también de políticas, porque sino nadie invierte ni por equivocación. Hay que generar ese clima y confianza, it takes two to tango, se necesita el compromiso al menos de las dos fuerzas mayoritarias”, mencionó.

“Hay una realidad de presencia política fuerte de dos corrientes. No hay un partido político dominante en la escena electoral, está la posibilidad de una alternancia pero son los que más requieren mecanismos de concertación parlamentaria, sin perjuicio después de cómo lo hace cada Gobierno y la impronta que tenga”, agregó el empresario de la industria alimenticia.

image.png

Sobre la cuestión impositiva, un tema que atravesó el discuso de Victoria Tolosa Paz ante el Cicyp, Funes de Rioja aseguró que “hay tres problemas en la cuestión impositiva. Que carga solamente sobre el sector formal de la economía, con lo cual aumenta ferozmente la inequidad sobre el sector que no contribuye en nada, todo recae en el sector que produce y tiene trabajo en blanco”, comenzó su crítica.

“Nadie duda de los problemas de pobreza y marginalidad que requieren que todos tengamos una actitud solidaria pero solidaria hasta un nivel razonable”, dijo. Como segundo aspecto mencionó que “la educación y formación profesional es clave, y lo tenemos que hacer. Porque sino tenemos industria y tecnología nos sobran no se cuántos millones, ahora si la tenemos y no tenemos gente capacitada, el problema es que no tenemos recursos humanos”, añadió.

Y por último, mencionó a “la carga burocrática” de la liquidación de impuestos. “Por lo menos con no menos de 40 impuestos, el empresario pyme o su hijo o el contador vive para eso solamente. Ordenemos todo eso, para que haya un estímulo a la inversión productiva”, concluyó.

Temas

Dejá tu comentario