Unos 100 mil salteños trabajan en negro o en condiciones precarias o están sin empleo

La tasa de desocupación es de 8,9%, más baja que la media nacional pero el trabajo en negro trepó al 46,5% y es la mayor del país.

La informalidad, el trabajo de mala calidad y la desocupación son los flagelos que Salta arrastra desde hace años y la ubican entre los distritos con peores indicadores laborales del país.

El último informe sobre el mercado de trabajo del Indec, publicado ayer, da cuenta que la capital salteña y los municipios colindantes (el conglomerado de 624 mil personas que estudia el organismo de estadísticas y censos) tienen la tasa de empleo informal o en negro más alta de la Argentina.

En el cuarto trimestre de 2018, un 46,5% de las personas que trabaja en la zona metropolitana local no recibió ningún aporte jubilatorio y ni hablar de cobertura médica. Sumaron poco más de 126 mil personas en esa condición de precariedad. Comparado con el último trimestre de 2017, el trabajo en negro creció cuatro puntos porcentuales en Salta (fue de 42,7%) y si se relaciona con el tercer trimestre del año pasado, la tasa de informalidad se mantuvo casi en la misma cantidad.

La tasa de trabajo en negro en el país llegó al 35,3% entre octubre, noviembre y diciembre pasado, de acuerdo al Indec.

En el cuarto trimestre de 2018 hubo 27 mil personas desocupadas en el conglomerado Salta. Representa el 8,9% de la cantidad de población que está en condiciones de trabajar y que busca trabajo. Es el porcentaje más alto de la región NOA y a nivel nacional la tasa de desempleo fue del 9,1%.

Si bien el Indec mide solo los índices laborales del área metropolitana salteña, es sabido que en el norte y este de la provincia la falta de trabajo es mucho más grave.

 

Inconformes

Entre los resultados que obtuvo el Indec en el cuarto trimestre del año pasado llaman la atención los altos niveles de inconformidad de los salteños con los trabajos que desempeñan. Esa situación se advierte en la encuesta sobre la tasa de "ocupados demandantes de empleo". Bajo ese ámbito, en el aglomerado Salta, el 24,9% de los ocupados quisieron cambiar de trabajo o bien sumar uno al que ya tienen. Son 74 mil las personas que estuvieron en la búsqueda de otra ocupación, 7.000 más que un año atrás y 5.000 más que en el trimestre anterior.

Comparado con otros distritos, solo Jujuy, con una tasa del 26,2%, supera a Salta en la cantidad proporcional de trabajadores que buscan otro empleo.

Si se suman los desempleados y la gente ocupada que demanda un nuevo trabajo, llegan a 101.000 los salteños con problemas laborales.

En tanto, en los últimos tres meses de 2018 hubo 40 mil trabajadores locales con una carga horaria menor a 35 horas semanales por causas involuntarias y que estuvieron dispuestos a trabajar más horas. La tasa de subocupación llegó al 13,5%, fue la cuarta más alta del país.

 

Por género

Tanto mujeres como varones perdieron trabajo en Salta en la misma proporción. La tasa de desocupación en el sector femenino llegó al 10,3% en el cuatro trimestre de 2018, mientras que en el otro género llegó al 7,6%.

Fueron las mujeres de hasta 29 años quienes están más castigadas por el desempleo. El 17,6% de ellas no encontraron trabajo en el período estudiado. Los varones de la misma edad alcanzaron un índice del 14,3% de desocupación.

Las mujeres entre 30 y 64 años, que buscan trabajo, llegaron a una nivel de desempleo del 7,5%, mientras que para los varones de la misma franja etaria el porcentaje llegó al 4,3%.

Dejá tu comentario