NACIONALES | alumnos | escuelas | Buenos Aires

Ante el reclamo de alumnos, policías ingresaron a sus casas

LV12 habló con María del Carmen Verdú, abogada referente de Correpi, quien habló de la situación que vivieron alumnos de escuelas secundarias de Buenos Aires.

Repudian al gobierno porteño por enviar policías a las casas de los estudiantes. Madres y padres de alumnos que participan de tomas en escuelas secundarias recibieron ayer notificaciones en las que se les informó que esa acción infringe el artículo 60 del Código Contravencional porteño. Una de las integrantes de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), María del Carmen Verdú, ofreció el servicio de esa organización para asesorarlos y brindar asistencia jurídica.

LV12 se comunicó con María del Carmen Verdú, abogada referente de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi): “que el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires tenga este tipo de respuesta frontal, brutalmente represiva frente a este tipo de reclamos en los cinco lustros de esta misma administración, Macri en su momento, luego con Rodríguez Larreta, vienen gobernando nuestra pobre ciudad, pero en este caso cruzaron una raya porque ya hemos tenido otras circunstancias tanto respecto del movimiento estudiantil, como docentes, tareas de inteligencia, seguimiento, espionaje, intentos de infiltración pero acá directamente han recurrido a criminalizar frontalmente el reclamo a partir de buscar el disciplinamiento por la vía de los padres y las madres”.

María del Carmen Verdú

Esto no es una amenaza de causa, la causa existe, está radicada en la Fiscalía de Flagrancias del Distrito Oeste de las Fiscalías penales de Contravención y de Falta de Ciudad. Esto no es una amenaza de causa, la causa existe, está radicada en la Fiscalía de Flagrancias del Distrito Oeste de las Fiscalías penales de Contravención y de Falta de Ciudad.

Ante la situación manifestó que “se les está imputando una figura contravencional, de ocupación de espacios públicos, vinculado directamente con los reclamos en las escuelas, lo que no ha ocurrido todavía es que no hay citaciones concretas para intimarlos del hecho sino simplemente la notificación de que la causa existe”.

La presencia policial se ha manifestado en los establecimientos educativos, “donde no han logrado entrar en muchos casos porque madres, padres, docente han formado un cordón, así que prefirieron retirarse”.

Reclamo

Verdú detalló que el reclamo de los estudiantes es “no comer comida podrida” y mejoras en la infraestructura de los establecimientos ya que el riesgo que representa la mala condición de edificios antiguos puede llegar a tener consecuencias fatales.

Mariano Acosta que es un edificio emblemático por la antigüedad que tiene, está en ruinas, se le caen cachos de techo en la cabeza, están estudiando en pleno invierno sin vidrio en las ventanas, y no vayamos las cosas más básicas y deseables como que no hayan vidrios comunes sino vidrios laminados en las aberturas en los colegios porque siempre está el riesgo de un pelotazo o de una caída accidental y que un chico se lastime. Mariano Acosta que es un edificio emblemático por la antigüedad que tiene, está en ruinas, se le caen cachos de techo en la cabeza, están estudiando en pleno invierno sin vidrio en las ventanas, y no vayamos las cosas más básicas y deseables como que no hayan vidrios comunes sino vidrios laminados en las aberturas en los colegios porque siempre está el riesgo de un pelotazo o de una caída accidental y que un chico se lastime.

Sumado a esto, también se reclama sobre las pasantías no remuneradas que forman parte de la actividad curricular de las escuelas y que obligan a los estudiantes a trabajar en condiciones “ultra precarizadas”, según informó Verdú a LV12.

“Que los fuercen en 4to y 5to año tener que ir a laburar gratis, haciendo pasantías para empresarios que se las llevan en pala y que como parte de la supuesta capacitación laboral, estén lavando platos en un hotel o en un restaurant y todo lo que forma parte de la transformación larretista”, expresó con indignación.

Por último, dijo que trabajar mientras se estudia en la escuela secundaria, es una actividad extra curricular, “es una elección, que un pibe o una piba tengan algún tipo de participación voluntaria en algún establecimiento popular, de ahí, a que me manden a laburar al Sheraton para barrer pasillo o lavar uniformes sin ningún tipo de remuneración, y sin que yo pueda elegir si yo voy o no voy porque es parte de la currícula obligatoria, hay una diferencia”.

Dejá tu comentario