DEPORTES | Atlético | Romero | Familia

Atlético: es parte del boom de inferiores y fue recibido como héroe

Nicolás Romero, uno de los productos de las inferiores Decanas, reveló en LV12 sus horas previas al debut y el recibimiento en Chumbicha, su ciudad natal.

"Ahora estoy descansando un poco con la familia, contento por el debut, por volver acá a mi pueblo, todo de 10 gracias a Dios", fueron las primeras conclusiones que sacó Nicolás Romero, juvenil que debutó de la mano de Omar De Felippe en la Primera de Atlético Tucumán en el marco de una ola de futbolistas de las inferiores que pegaron el salto en un contexto en el que fueron más que necesarios.

En comunicación con LV12 Radio Independencia, Romero abarcó lo que fue su llegada a Atlético Tucumán y el traspié familiar que casi le hace alejarse del fútbol: "hace 4 años que estoy en Atlético, me vine a una prueba en 2017, me volví por problemas personales y en 2018 me llamaron de nuevo".

"Es todo un proceso, algunos no entienden lo que es dejar la familia, varios me dijeron que me iba de chico, que iba a perder muchas cosas, pero a la larga se ven sus frutos"

"Estábamos entrenando un martes, más o menos venía viendo que podía jugar de titular y no le dije nada a mi familia, después dos días antes del partido se lo confirmé a mi familia y fue una alegría inmensa para todos acá", reveló Romero sobre el acontecimiento de su debut, y completó: "justo ese día me llama un tío a mí, le dije 'mirá, no hables con mi viejo, el sábado seguro soy titular", tenía una alegría... después lo llamo a mi viejo, que estaba trabajando, también se puso contento".

https://twitter.com/lucholopezdeca1/status/1388918385673744384

La noticia de la titularidad de Romero en la Primera de Atlético iba madurando con las lesiones de sus compañeros: "en el entrenamiento cuando se lesiona Albornoz me dijeron mis compañeros que podía ser titular, Omar confió en mí y me dijo que iba a ser titular. Cuando me dieron la pechera se me puso la piel de gallina, lo lindo es que todos me apoyaron y me dieron confianza en todo. Fue una alegría inmensa".

"La noche previa me levanté a las 5 de la mañana, daba vueltas y vueltas, no podía dormir, me dolía la panza, a las 8 de la mañana estaba despierto, hablando con mi familia, estaba nervioso pero en el partido se pasó todo"

Cuando la pelota empieza a rodar, todo queda atrás. Así lo consideró el juvenil oriundo de Chumbicha, Catamarca: "me sentí bien en el partido, lo tomé tranquilo, estaba nervioso antes de jugar pero estaba tranquilo por los jugadores que tenía a la par, son jugadores grandes con experiencia que me daban tranquilidad y me daba gusto jugar con ellos".

Por último, relató lo que fue la llegada a su ciudad natal en Catamarca: "no esperaba nada, en la entrada del pueblo estaba mi tío esperándome, yo iba con mi viejo en auto, y me dice que toda esta gente te está esperando a vos. Cuando entramos, estaban todos con muchísimos autos, motos y todo". "Ahora lo más duro es mantenerse y tratar de sumar minutos", finalizó, con los pies en la tierra.

Dejá tu comentario