NACIONALES | crimen | Vicente López | acusado

Doble crimen en Vicente López: seis días antes el acusado practicó el camino

Martín Del Rio fue arrestado como presunto autor de los homicidios de sus padres, José Enrique Del Rio y María Mercedes Alonso.

Seis días antes del doble crimen, Martín Del Rio, acompañado por la corredora inmobiliaria con la que mantenía una relación sentimental y de negocios, caminó desde Núñez hasta la casona donde vivían las víctimas, en Vicente López. Los investigadores del caso sospechan que el imputado planificó los homicidios, y para eso midió el tiempo que le tomaría hacer el trayecto a pie desde Núñez y, además, observó las ubicaciones de las cámaras de seguridad públicas y privadas instaladas en la zona.

Según informaron calificadas fuentes judiciales, el dato del recorrido a pie había sido comentado en su declaración testimonial por Paola C., la mujer con la que el hijo menor de las víctimas mantenía una relación extramatrimonial. Pero en las últimas horas eso se confirmó en el expediente a partir de información aportada por la “activación de las antenas que registraron los movimientos de los teléfonos celulares del sospechoso y de su amante”, explicaron los voceros consultados.

A partir de los datos de los teléfonos celulares se pudo reconstruir el trayecto que hicieron a pie Del Rio y Paola C. el 18 de agosto pasado en un horario comprendido entre las 16.30 y 18.30. El doble homicidio de José Enrique Del Rio y María Mercedes Alonso ocurrió seis después, entre las 17.30 y las 18.30, según la estimación de los investigadores.

“El 18 de agosto, el sospechoso y Paola C. se encontraron en un departamento de Belgrano. A partir de la información de los datos de los teléfonos celulares pudimos reconstruir el camino que hicieron a pie desde Núñez hasta Vicente López”, sostuvo a LA NACION una fuente de la investigación, a cargo de los fiscales Marcela Semería, Alejandro Musso y Martín Gómez.

Los sospechosos caminaron por la avenida Del Libertador y cruzaron la General Paz. Ya en Vicente López, doblaron a la izquierda en Zufriategui –la calle que corre junto a la autopista de circunvalación porteña– y continuaron hasta la calle 25 de Mayo, donde doblaron a la derecha y continuaron hasta Melo.

“En Melo y 25 de Mayo cada uno siguió un camino distinto. Paola C. se fue hasta su domicilio, en Aristóbulo del Valle al 2700, en Florida. Del Rio siguió hasta la casa de sus padres, en Melo 1101, esquina Gaspar Campos”, sostuvo una fuente judicial al tanto del expediente.

El 18 de agosto, el día en que Del Rio “practicó el camino” que, según sospechan los investigadores, repitió el día del doble crimen, hubo una serie de mensajes de WhatsApp entre el sospechoso y sus padres. Alguno, incluso fue enviado en el horario en que caminaba entre Núñez y Vicente López.

Las víctimas quería saber novedades sobre su mudanza a un departamento en el piso 31 del lujoso Chateau Libertador, de Núñez, y Martín del Rio, encargado de la negociación y de las cuestiones operativas, les mentía con una mudanza que, claramente, jamás se iba a producir.

A las 14.30, José Enrique Del Rio le mandó un mensaje para preguntarle a su hijo si había novedades. La respuesta llegó a las 15.17: “Ya te aviso”, respondió el sospechoso. Hubo más mensajes hasta que a las 17.41, Martín Del Rio le escribió a su padre: “Ya te llamo”.

Seis después, según la reconstrucción que hicieron los investigadores, Martín Del Rio estacionó su camioneta Mercedes Benz sobre la calle Riccheri, en cercanías de la avenida Udaondo, en lo que hasta hace poco era el predio del Tiro Federal, en inmediaciones del estadio de River Plate.

“Dejó la camioneta estacionada en ese lugar porque sabía que no había cámaras de seguridad. Desde ahí caminó hasta la casa de sus padres. Hizo el mismo trayecto que había practicado seis días antes acompañado de su amante”, sostuvo a LA NACION una fuente con acceso al expediente.

José Enrique Del Rio y su esposa fueron asesinados a balazos dentro de su auto Mercedes Benz E350, en la cochera de la casona de Melo y Gaspar Campos. El doble crimen fue ejecutado con una pistola calibre nueve milímetros.

“Del Rio volvió a pie hasta donde había dejado estacionada su camioneta. A las 18.37 su paso fue registrado por una cámara de seguridad cuando caminaba por Gaspar Campos. Paola C. lo reconoció por su forma de caminar”, sostuvo un investigador.

Dejá tu comentario