LOCALES | Etchecolatz | Organismos | Madres de Plaza de Mayo

Miguel Etchecolatz fue "un hombre de una crueldad sin limite"

Así lo aseguró Sara Mrad, representante de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo Filial Tucumán en comunicación con LV12.

Miguel Etchecolatz murió el pasado sábado, a los 93 años, sin haber dado jamás una muestra de arrepentimiento por los crímenes que cometió cuando era “dueño y señor de la vida y de la muerte” del Circuito Camps, la red de centros clandestinos de detención y tortura más grande del país durante la última dictadura.

image.png

Por tal motivo, Sara Mrad, representante de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo Filial Tucumán, en comunicación con LV12 Radio Independencia, se refirió a su muerte: "Quizás pensamos que Etchecolatz murió condenado, un hombre de una crueldad sin limite. Uno puede ver los relatos de su hija que eligió no ser hija de Etchecolatz, para ver la magnitud de la crueldad y la perversidad de esta persona. Hay que pensar en el horror en la dictadura y el fue uno de los más atroces",

"Por supuesto, uno no se alegra con la muerte de nadie pero tenemos por lo menos la satisfacción de poder haberlo hecho llegar a juicio y hablo en plural porque los organismos hemos venido luchando hace muchos años por la condena a quienes cometieron crímenes aberrantes", explicó la referente de organismos de Derechos Humanos.

Sara Mrad

Por otro lado, hizo referencia al cambio de apellido de la hija de Etchecolatz. "Ella ha luchado mucho, ha sufrido mucho hasta que pudo tomar la decisión de apartarse de ese lazo familiar y de poder reconocer y acompañar a los organismos de derechos humanos. A nosotros nos dio mucha satisfacción de ver la actitud de tantos hijos e hijas que reconocieron el horror que han cometido sus padres. Hoy es una compañera más en la lucha por los derechos humanos".

Por otro lado, representante de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo reconoció que Argentina es un ejemplo en el mundo, desde la organización de los organismos. Cuando las Madres ya estaban bien organizadas Brasil también pidieron sugerencias para que ellos también se pudieran organizar en base a nuestra experiencia. Logramos cierta justicia ya que en muchos casos el punto final biológico llegó y hubo gente que se murió sin condena.

Dejá tu comentario