NACIONALES | eutanasia | Ley | proyecto de ley

Un proyecto de ley busca legalizar la eutanasia

Senadores de Juntos por el Cambio quieren despenalizarla con la presentación del proyecto "Buena Muerte y regulación de la eutanasia".

Los senadores de Mendoza Julio César Cleto Cobos y Pamela Verasay -ambos, de Juntos por el Cambio (JxC) – presentarán un proyecto de ley de eutanasia en la Cámara Alta para que todo alcalde reconozca el derecho a solicitar la interrupción voluntaria de su vida.

La iniciativa también prevé la regulación del procedimiento a seguir en este caso, y establece los mecanismos que permiten controlar y evaluar los procedimientos y garantías para la realización de la eutanasia de seres humanos.

Según el proyecto, la interrupción voluntaria de la vida del paciente se puede realizar de dos formas: eutanasia y muerte asistida. “Debe ser realizado con sumo cuidado y profesionalismo por parte del personal de salud, aplicando los protocolos que determine la normativa al efecto, que contendrá criterios en cuanto a la forma y tiempo de ejecución de la prestación”, dice el texto.

Agrega que la decisión de solicitar la práctica de muerte asistida debe basarse en una decisión autónoma, basada en el conocimiento del paciente de su proceso médico, luego de haber sido debidamente informado por el equipo de salud responsable. La historia clínica debe indicar que la información fue recibida y comprendida por el paciente.

La única persona que puede realizar el procedimiento de eutanasia o ayudar en la muerte de un paciente es el profesional médico, quien a los efectos de esta ley es el médico responsable”, dice el proyecto de ley.

image.png
Cobos presentó el proyecto de ley en el Senado.

Cobos presentó el proyecto de ley en el Senado.

Especifica que, para ingresar a la práctica, el paciente debe padecer una enfermedad grave e incurable o una condición grave, crónica e invalidante, certificada por el médico responsable. Además, tener acceso a información clara y veraz sobre su historia clínica, incluido el acceso a cuidados paliativos, tener la nacionalidad argentina o ser residente por un período no menor a doce meses, ser mayor de edad y en buen estado. de aplicación .; en otros aspectos.

En el caso de restricción de capacidad o discapacidad por progresión de la enfermedad, el consultorio solo continuará si el paciente ha firmado previamente un documento con instrucciones previas, testamento vital o documentos equivalentes legalmente reconocidos.

Si el paciente no puede fechar y firmar el documento, podrá recurrir a otros medios que le permitan registrarlo, u otra persona mayor de edad y plenamente capacitado podrá fecharlo y firmarlo en su presencia y en presencia de un profesional de la Salud.

Por otro lado, el paciente puede solicitar un aplazamiento o revocar la solicitud de interrupción voluntaria de su vida sin ningún trámite y en cualquier momento, incluso hasta el último minuto.

Los profesionales de la salud directamente involucrados en la práctica pueden ejercer el derecho a la objeción de conciencia, el cual debe ser expresado previamente y por escrito.

La iniciativa también determina que los establecimientos de salud que no cuenten con profesionales para ejercer la práctica como consecuencia del ejercicio del derecho a la objeción de conciencia, prevean y ordenen la derivación a un personal que efectivamente realice el servicio y que tenga características similares a ese. consultado el solicitante de la prestación.

Finalmente, el proyecto de ley establece que todos los trabajadores de la salud, trabajadores sociales, prepago y afines deben incorporar la interrupción voluntaria plena y gratuita de la cobertura de vida.

El proyecto de ley fue remitido a las Comisiones de Legislación General, Salud y Justicia y Asuntos Penales, por incorporar dos artículos al Código: el que elimina la pena por asistir al suicidio o la eutanasia y castiga con prisión a un médico o funcionario público que demore injustificadamente una práctica.

En Argentina, la "muerte digna" o eutanasia pasiva es permitida en ciertos casos y está regulada por la Ley 26.529. Según la norma, el paciente puede tomar decisiones anticipadas y disponer directivas por escrito sobre su salud, pudiendo consentir o rechazar determinados tratamientos médicos y decisiones relativas a su salud.

FUENTE: La Gaceta

Dejá tu comentario