LOCALES | Havanna | Alfajor |

El nuevo alfajor de Havanna ya llegó a Tucumán

El nuevo alfajor de Havanna es un producto premium que contiene cristales de sal marina, doble dulce de leche y cobertura de chocolate amargo.

El alfajor Havanna "150 años" es un producto premium que contiene cristales de sal marina, doble dulce de leche y cobertura de chocolate amargo. Su precio es de 1.600 pesos argentinos, casi el doble que un alfajor común. Esta delicia llegó a Tucumán y ya se puede conseguir en las cinco sucursales de Havanna.

El alfajor "150 años" comenzó a venderse primero en locales de la costa. En sus primeras dos semanas de lanzamiento, se vendieron 260 mil unidades. El alfajor Mar del Plata de Havanna también contiene cristales de sal marina en las tapas.

Receta casera del alfajor Havanna con Sal Marina

En un rincón discreto del mundo de las delicias dulces, la reconocida marca Havanna nos sorprende con una creación única que redefine la experiencia de los clásicos alfajores. Los nuevos alfajores Havanna con sal marina, una combinación que despierta los sentidos y transporta a los paladares a un viaje de placer culinario.

La receta, celosamente guardada, revela los secretos que dan vida a estos bocados divinos. Comienza con la perfecta armonía de ingredientes seleccionados cuidadosamente: manteca pomada, azúcar blanco, miel, huevo, ralladura de naranja, esencia de vainilla, harina 0000, almidón de maíz, cacao amargo y polvo de hornear. Una sinfonía de sabores que se entrelazan para formar la base de la exquisitez.

El proceso de elaboración es una danza coordinada, donde cada ingrediente se incorpora con precisión para lograr la textura y sabor deseados. La mezcla se convierte en una masa suave y sedosa que, tras pasar por las manos expertas de los chefs de Havanna, se transforma en las capas de los alfajores, cada una con su papel crucial en la sinfonía del gusto.

Pero lo que realmente eleva estos alfajores a la categoría de obra maestra es el toque de sal marina. Este ingrediente, aparentemente modesto, agrega una dimensión única, resaltando y potenciando los otros sabores en cada bocado. La sal marina, como un director de orquesta, guía la experiencia culinaria hacia una armonía perfecta.

No menos importante es el relleno mágico de dulce de leche, una combinación de dulce de leche repostero, chocolate blanco y crema de leche. Esta trinidad crea una sinergia celestial que envuelve el paladar en una ola de placer. La dulzura del dulce de leche se equilibra con la suavidad del chocolate blanco, mientras que la crema de leche aporta una untuosidad que se desliza delicadamente en cada mordisco.

Finalmente, los alfajores son coronados con un baño de repostería que sella la experiencia con un toque indulgente y visualmente irresistible.

En el momento de probar estos alfajores, nos encontramos frente a una sinfonía de sabores que danzan en la boca. La crujiente textura de la masa, la cremosidad del relleno y el susurro salino que acaricia el paladar crean una experiencia inolvidable.

FUENTE: A24

Dejá tu comentario