ECONOMIA | industria | automotriz | empresas

Industria automotriz: Podría frenarse ¿Cuándo y por qué?

Marcas como Renault, por ejemplo, sufren el desabastecimiento de embragues al igual que las unidades Amarok de Volkswagen.

Asimismo, la Asociación de Concesionarias de la Argentina (ACARA) elevó su voz al apuntar contra las terminales por aumentar “mes a mes” los modelos 0km., en un contexto cercano a la estanflación. “Si las fábricas aumentan, es muy difícil no aumentar”, expresaron fuentes del sector.

Dichas fuentes de empresas –que nuclean a casi 300 firmas- indicaron a BAE Negocios que a las 50 empresas más comprometidas “les queda días de stocks nada más”. “Tenemos el compromiso del Banco Central que no habrá más dilaciones que comprometan a los industriales”, agregaron.

El panorama fue de estas características durante el año. Raúl Amil, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), se refirió hace semanas a la falta de dólares que tiene Argentina para importar insumos correspondientes al sector automotor. Desde los salones de venta, tanto en Capital Federal como en territorio bonaerense se multiplican los talleres que aplazan más de un mes la entrega de autos que requieren el cambio de alguna pieza.

Demoras

Asimismo, hay demora en las labores de chapa y pintura por complicaciones con el ingreso de los insumos. Marcas como Renault, por ejemplo, sufren el desabastecimiento de embragues al igual que las unidades Amarok de Volkswagen. Sendos talleres reconocen faltantes en lo referente a kits de distribución, juntas, bombas de agua, mangueras y bujías.

Meses atrás, los fabricantes de vehículos recibieron divisas (de sus exportaciones) y pudieron evitar el parate industrial financiando a sus proveedores autopartistas, por lo que el crecimiento de la producción superaría el 20% interanual frente al 2021, con 530.000 unidades.

Directivos de las terminales automotrices señalaron que “el escenario de crisis se fue por el momento”. Aunque recordaron que “es una coyuntura delicada y la situación puede estar mejor”. La proyección es la producción de 530.000 unidades en 2022, frente a los 434.753 del año pasado. Este sistema ya permitió a las terminales derivar a sus autopartistas y proveedores directos parte del financiamiento en moneda extranjera, para que puedan realizar la importación de insumos, sin afectar a las reservas. El mecanismo, denominado “Certificación asociada a la financiación de la importación de bienes necesarios para la producción en el país de automotores y/o autopartes”, sirve para cumplir con los autopartistas.

En este sector se da la paradoja que el que más importa no es el que produce y vende el vehículo terminado, sino sus proveedores. “Lo que se busca es que las terminales, con mayor facilidad de acceso a líneas de financiamiento, deriven o reasignar en parte esa posibilidad a uno o más de sus propios proveedores”, acotan.

SEGUIR LEYENDO: Dólar Tarjeta: cómo funciona para los turistas extranjeros

Dejá tu comentario