NACIONALES | INTI | renuncia |

Renunció el vicepresidente del INTI

Gustavo Rodríguez, quien hasta hace pocas horas ocupaba el cargo de vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) presentó su renuncia.

En medio de tensiones por el fuerte ajuste que pretende llevar adelante el Gobierno, renunció Gustavo Rodríguez, quien hasta hace pocas horas ocupaba el cargo de vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Así se lo confirmaron a Ámbito tres fuentes del organismo.

El presidente del INTI, Daniel Afione, estuvo de viaje en Japón por lo que la administración quedó virtualmente acéfala. El gerente de Recursos Humanos también se retiró en las últimas semanas. A fines del mes pasado vencieron 282 contratos y los trabajadores todavía no saben si continuarán en funciones o no.

Siguen las salidas en el Gobierno

En este caso se trata del número dos del INTI, uno de los organismos de mayor importancia en el sistema científico tecnológico, donde la conflictividad crece por la intención del presidente Javier Milei de llevar adelante despidos, retiros voluntarios y el cierre de unos 25 centros distribuidos en todo el país.

Según pudo saber este medio, Gustavo Rodríguez dejó la vicepresidencia agotado por las presiones para ajustar la estructura. En esa línea, también sostenía desacuerdos con funcionarios de mayor jerarquía y casi nulo poder de decisión por la ausencia de una mirada industrial.

Al mismo tiempo, el presidente del Instituto Daniel Afione estuvo dos semanas de gira con el argumento de su participación en el Latin America Japan Hydrogen Workshop 2024. Aunque los trabajadores señalan que la temporalidad coincidió con el vencimiento de 282 contratos de monotributistas que hoy están en una especie de limbo, no recibieron comunicación alguna porque el gerente de Recursos Humanos, también renunció.

Es decir, que la administración estuvo virtualmente acéfala. En las próximas horas, Afione debería retomar funciones, pero en los pasillos del INTI ya dudan también de su continuidad.

Sumando los retiros voluntarios, los contratos que vencen y los despidos, en ATE INTI creen que la sangría podría superar las 600 personas. De la misma manera, hay incertidumbre respecto de la continuidad de unos 25 centros que el organismo tienen en distintos puntos del país.

FUENTE: Ámbito

Temas

Dejá tu comentario