LOCALES | juicio | muerte | tiempo

Juicio contra Gerónimo Helguera: Declaran psicólogos y psiquiatras

El debate oral y público por el crimen de Mariela Márquez entró en la etapa donde los profesionales son indagados con el fin de determinar si el acusado es imputable o inimputable.

Ayer, lunes 1 de agosto, se desarrolló la tercera jornada del juicio contra Gerónimo José Helguera (30), acusado de asesinar de un disparo en la cabeza a Mariela Alejandra Márquez (34) y de intentar matar a Juan José Ledesma y Luis Fabián Gómez, atentado perpetrado el 13 de octubre del año pasado en una galería comercial de Yerba Buena. El fiscal Pedro Gallo, titular de la Unidad Fiscal de Atentados Contra las Personas, pretende la prisión perpetua.

La semana pasada habían brindado su testimonio las víctimas Ledesma y Gómez, al igual que el mozo Pablo Maximiliano Franco, quien ayudó a reducir al atacante. También fueron indagados personal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del MPF, que recolectó evidencias en la escena, y efectivos policiales que intervinieron.

Ahora es el turno de los psicólogos y psiquiatras. Son 18 los profesionales que se sentarán frente al Tribunal y responderán preguntas de las partes. Ayer prestaron declaración dos miembros de la Junta Médica que se realizó a principio de diciembre para determinar si Helguera estaba en condiciones de ser procesado penalmente. Además, se conoció el testimonio de una psiquiatra particular que tiempo atrás atendió al imputado.

“Sabía lo que estaba haciendo”

image.png

“No observé ideas delirantes”, manifestó uno de los integrantes de la Junta Médica, jefe del Gabinete de Psicología Forense del Poder Judicial de Santiago del Estero. Asimismo, se refirió al “aplanamiento afectivo” como “único síntoma” y afirmó: “No observé criterios para determinar una enfermedad grave como la esquizofrenia”.

“Creo que sí sabía que lo que hacía estaba mal”, sostuvo e hizo alusión al “nivel de preparación y planificación de lo que sucedió”. “Tuvo la precaución de preparar esto con tiempo”, consideró, al tiempo que concluyó: “La voluntad del señor Helguera estaba dirigida por su pensamiento”.

image.png

“Fue algo planeado”

“No había conductas en el examen que podían suponer un cuadro psicótico. Dijo (Helguera) que el instante del disparo no recordaba, pero que el antes y el después sí”, señaló un médico psiquiatra que también formó parte de la Junta y que presta servicio en el Cuerpo Médico Forense del Ministerio Público Fiscal tucumano.

“Puedo suponer que, en todo momento, él estuvo consciente y lúcido. Fue algo planeado, organizado. Los homicidios perpetrados por esquizofrénicos no tienen características como este, tan organizado”, consideró. Y cerró: “Creo que estaba en pleno uso y capacidad de comprender lo que hacía y de dirigir sus actos”.

El debate continúa hoy martes con la presencia de tres testigos, entre ellos el subdirector del Obarrio, y finaliza el próximo lunes con los alegatos de cierre y sentencia.

El caso

El 13 de octubre de 2021, a las 10:00 horas aproximadamente, Helguera se hizo presente en un edificio comercial ubicado en la intersección de avenida Aconquija y calle Chacho Peñaloza, con el propósito de quitarle la vida a Ledesma, quien en ese momento estaba trabajando en una de las oficinas del primer piso. El imputado llevaba entre sus manos una mochila que contenía en su interior, entre otros elementos: una pistola COLT Goodsman calibre 22L con su almacén cargador colocado con 10 cartuchos calibre 22; dos cuchillos de tipo cacería; un par de guantes de látex; un guante de trabajo; dos vainas servidas calibre 22L; y una caja con 29 cartuchos calibre 22L.

Una vez en la planta alta, y mientras buscaba a Ledesma para darle muerte, fue que a pocos metros de donde se encontraba éste, se topó con Márquez, quien trabajaba como empleada de limpieza y conversaba en un depósito con Gómez, el conserje. A continuación, Helguera extrajo la pistola de la mochila, con la que apuntó en la cabeza a Márquez y, con claras intenciones de causarle la muerte para continuar desplazándose por el primer piso y concretar así su plan de asesinar a Ledesma, realizó un disparo que impactó en región témporo-parietal derecha del cráneo de la mujer, produciéndole lesiones gravísimas. La víctima falleció a las 20:52 de ese mismo día.

Luego, Helguera apuntó a Gómez con el arma de fuego con claras intenciones de causarle la muerte para continuar avanzando y así alcanzar a Ledesma, no logrando su cometido debido a la rápida reacción de Gómez, quien se trenzó en lucha con el acusado, logrando finalmente reducirlo con la ayuda de un empleado del bar ubicado en la planta baja del centro comercial, hasta que arribó personal policial.

Dejá tu comentario