NACIONALES | licencia | Día del Padre | Sudamérica

En Argentina, la licencia por paternidad es de dos días

En el contexto de esta fecha, se debate que Argentina tiene las licencias por paternidad más cortas en Sudamérica: sólo cuentan con dos días consecutivos.

En nuestro país, la mayor parte del trabajo de cuidado infantil recae sobre las mujeres. Algunas políticas refuerzan esta desigualdad: las licencias por maternidad (90 días) son notoriamente más extensas que las por paternidad. ¿Cómo y con qué costo se podría resolver esta inequidad?

image.png
Día del Padre: En Argentina la licencia por paternidar es de dos días.

Día del Padre: En Argentina la licencia por paternidar es de dos días.

• En Argentina, sólo la mitad de los trabajadores puede acceder a las licencias por paternidad: monotributistas, autonómos, independientes e informales están excluidos de este derecho.

• La Ley de Contrato de Trabajo excluye a las familias que adoptan e ignora los derechos de las familias cuya conformación no cumple con el esquema tradicional madre-padre.

• Como escenario de máxima, desde CIPPEC proponemos un esquema que otorgue -de forma gradual y en un plazo de ocho años- 126 días de licencia a todas las personas con niños/as a cargo (sin importar su género ni su situación laboral). Teniendo en cuenta las restricciones fiscales vigentes, un primer paso promueve extender las licencias a 30 días a todos los papás, lo que costaría un 0,08% del PBI en 2023. Este gasto es en realidad una inversión: tiene grandes retornos.

Cuidar en (des)igualdad

El cuidado permite que los niños, niñas y adolescentes desarrollen sus capacidades. En Argentina, ese trabajo recae mayormente en las mujeres, quienes lo hacen de forma no remunerada. Ellas dedican el doble de tiempo que los varones: según la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (2021), las que conviven con personas dependientes le dedican un promedio de 9 horas diarias a las tareas domésticas y de cuidados, mientras que el mismo trabajo les insume, 4,5 horas, a los varones. Esta distribución desigual entre géneros tiene un impacto en la vida en general y en las posibilidades de empleo en particular.

Algunas políticas refuerzan esta desigualdad: el esquema de licencias actual otorga 90 días a las madres y dos días consecutivos a los padres que tienen un trabajo formal en relación de dependencia (monotributistas, autonómos/as, independientes e informales están excluidos/as de este derecho). La Ley de Contrato de Trabajo excluye de este derecho a las familias adoptantes y a aquellas que no cumplen con el formato tradicional madre-padre.

Es imperioso avanzar hacia un sistema más equitativo.

Por una responsabilidad compartida

En estas semanas se discutió en comisiones la parte referida a licencias del proyecto de ley Cuidar en Igualdad, aunque no llegó a debatirse en el recinto. Se trata de una iniciativa presentada por el Poder Ejecutivo que constituye un enorme avance en la visibilización del cuidado: amplía el acceso a las licencias a adoptantes, a monotributistas y a autónomos/as; establece las figuras de persona gestante y no gestante, incorporando identidades de género; y extiende los días de licencia para personas gestantes –pasando automáticamente a 126 días- y no gestantes –incrementándose gradualmente hasta llegar a 90 días en ocho años-.

Este proyecto puede potenciarse aún más. Desde hace más de diez años desde CIPPEC impulsamos una reforma al régimen de licencias que busque una mayor cobertura e igualdad. Como escenario de máxima, proponemos un esquema que otorgue 126 días a todas las personas con niños/as a cargo en un plazo de ocho años, a través de una ampliación gradual que priorice a las personas no gestantes. Teniendo en cuenta las restricciones fiscales vigentes, un primer paso promueve extender las licencias a 30 días a todos los papás, lo que implicaría un esfuerzo fiscal equivalente a un 0,08% del PBI en 2023: una inversión crucial para asegurar el desarrollo de los/as niños/as y promover la igualdad de género.

Dejá tu comentario