INTERNACIONALES | Nicaragua |

"Daniel Ortega ha convertido Nicaragua en una cárcel"

La Dra. Vilma Nuñez de Escorcia, Presidenta del Centro de Derechos Humanos de Nicaragua, explicó en LV12 la dictadura que están viviendo y temen por sus vidas.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de 75 años, fue reelegido el domingo por cuarta vez en una de las elecciones más cuestionadas en la historia de Nicaragua y calificadas de "pantomima" por Estados Unidos porque todos los principales candidatos opositores al gobierno de Ortega están en la cárcel.

Vilma Nuñez de Escorcia

Son de esperar más sanciones por parte de la comunidad internacional e incluso se podría ver afectado el tratado de libre comercio que hay entre el país y Estados Unidos, su principal socio comercial.

La Unión Europea (UE) también rechazó los resultados y dijo este lunes que las elecciones "completan la conversión de Nicaragua en un régimen autocrático", después de que Ortega detuvo a opositores y líderes empresariales, canceló partidos rivales y criminalizó la disidencia durante meses.

"Esto no tuvo ni la más mínima cercanía a los que es un proceso electoral medianamente transparente. No fue ni siquiera fraude, no hubo proceso electoral, fue una simulación, un montaje formal para crear un imagen a nivel internacional de que se estaba compitiendo para un nuevo período presidencial de este gobierno que tiene como objetivo perpetuarse en el poder", dijo en LV12, Vilma Nuñez de Escorcia, Presidenta del Centro de Derechos Humanos de Nicaragua.

Se refirió a la dictadura que están viviendo con más de cien presos políticos y las cárceles llenas. "Se les está juzgando de manera arbitraria y formulando delitos que no han cometido", dijo Vilma sobre esta situación en la que todos los que quisieron postularse y participar de las elecciones, fueron encerrados.

Lo positivo de todo esto es que el gobierno de Ortega "ha perdido legitimidad" y la "gente votó en las calles al dejarlas vacías". "Más del 60% del padrón interno rechazó su autoproclamación". Por esta razón, Ortega monopolizó los medios de comunicación para seguir llevando violencia y represión a la comunidad.

"La situación es incierta, nuestras aspiraciones y propósitos es seguir luchando para buscar cívicamente, sin guerra ni violencia, la democracia y el cambio que se necesita", manifestó Vilma y dijo que "esto es solo un deseo y veo lejos que se haga realidad, más allá de la mirada internacional y su aproximación. La comunidad internacional no tiene la varita mágica para terminar con esta dictadura con características inusuales".

nica.jpg
Defensores de Derechos Humanos denuncian al gobierno de Ortega y su esposa.

Defensores de Derechos Humanos denuncian al gobierno de Ortega y su esposa.

Daniel Ortega sigue en el poder con el control de todas las armas y no solo se refirió a la de policías, ejército y guardias sino también al de la institucionalidad, del judicial, que "en estos momentos es el más perverso de la represión".

Vilma tiene 84 años e integró la Corte Suprema de Justicia nicaragüense y se retiró con duros cuestionamientos a Daniel Ortega y su gobierno pero siguió militando por los derechos humanos. Ella aseguró que el propósito es denunciar, no solo la falta de legitimidad en el supuesto proceso electoral sino también hechos repudiables contra este grupo que lidera. "Nos robaron todos nuestros bienes, confiscaron todo lo que teníamos en los bancos sin orden judicial y nos desalojaron, pero más allá de eso prometimos quedarnos en Nicaragua y seguir defendiendo los derechos humanos", aseguró Vilma que teme por vida. "En cualquier momento viene Ortega, me calla o me secuestra, y esa es la situación de todos, porque Daniel Ortega a convertido Nicaragua en una cárcel", concluyó.

Temas

Dejá tu comentario