SALUD | Organización Mundial de la Salud (OMS) |

Controlar el exceso de grasa abdominal puede evitar enfermedades

El exceso de grasa abdominal u obesidad central es un problema importante de salud, que afecta a mujeres y hombres. Puede ser un factor de riesgo para padecer diabetes tipo 2, infarto de miocardio o cerebral. Cómo cuidarse y prevenirla.

La directora del Centro Provincial de Trastornos Alimentarios (CEPTA) Alejandra Caram explica sobre la importancia de identificar factores de riesgo potenciales para nuestra salud. “Conocer la distribución de la grasa corporal es fundamental porque puede marcar un riesgo para nuestro cuerpo. Justamente la obesidad central, abdominal, aquella que está en íntima relación con la grasa visceral se puede medir, de forma indirecta, en el consultorio con una cinta métrica a través de la circunferencia de la cintura. El punto de corte que describe la Organización Mundial de la Salud (OMS) es 88 cm en la mujer y 102 cm en el hombre. Cuando pasamos esas medidas, ya marca un riesgo metabólico y cardiovascular”.

image.png

Y advierte: “Está comprobado que la grasa abdominal es metabólicamente más activa que la periférica. El adipocito, que es la célula del tejido adiposo, secreta una serie de moléculas que favorecen la respuesta inflamatoria. Esto con el tiempo genera un proceso inflamatorio crónico y ello termina produciendo alteraciones en el metabolismo de la glucosa (insulinorresistencia) y a la vez un mayor riesgo para contraer diabetes tipo 2”.

Este proceso inflamatorio afecta a su vez a los vasos sanguíneos y predispone a la formación de ateromatosis y alteraciones en el metabolismo de los lípidos, aumentando el colesterol malo y produciendo moléculas que son más pequeñas y que favorecen aún más la producción de la placa de ateroma. Cuando esta placa se forma en los vasos sanguíneos existe más riesgo de producirse un infarto de miocardio.

Además la grasa visceral disminuye la cantidad de testosterona en el hombre, trayendo problemas en la libido y las relaciones sexuales.

“Tenemos muchos motivos para mantenernos saludables y bajar esa ‘pancita’. Hay un factor genético que muchas veces no lo podemos modificar pero los hábitos saludables sí son claves. Realizar actividad física a diario, 60 minutos; mantener una alimentación saludable con un plan alimentario equilibrada; y el control del estrés y las emociones”, recuerda y aconseja la profesional.

image.png

Cómo funciona el CEPTA La institución trabaja con pacientes con obesidad mórbida, derivados previamente de hospitales o CAPS de la provincia. Los horarios de atención son: lunes a viernes de 7 a 17 horas. Dirección: Lamadrid 623 (San Miguel de Tucumán); teléfono (0381) 4203055.

Dejá tu comentario