NACIONALES | Premio | viviendas | políticas públicas

Un equipo del CONICET ganó un premio mundial sobre hábitat

Paula Boldrini investigadora y miembro de la Comisión Directiva de la Red ULACAV, habló en LV12 sobre el premio internacional que recibieron.

ULACAV está formada por casi 65 espacios formativos universitarios de siete países latinoamericanos dedicados a las ciencias sociales y a saberes técnicos de planificación territorial y de materialización de los espacios urbanos y rurales adecuados. Desde 1994 busca reformular el horizonte académico a través de capacitaciones, investigaciones y proyectos comunitarios que promueven un enfoque basado en derechos humanos para la planificación urbana. Dos de esos espacios formativos se encuentran la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán: son las cátedras Práctica Profesional Asistida de grado “Hábitat participativo” y la Diplomatura de posgrado “Producción Social del Territorio”, dictadas por investigadores y becarios con sede en el INTEPH. Por este trabajo logró la medalla de bronce en los en los Premios Mundiales del Hábitat 2022.

En este contexto LV12 se contactó con Paula Boldrini investigadora y miembro de la Comisión Directiva de la Red ULACAV para conocer un poco más sobre esta propuesta.

image.png
Un equipo latinoamericano que integran investigadores del CONICET NOA Sur ganó un premio mundial sobre hábitat.

Un equipo latinoamericano que integran investigadores del CONICET NOA Sur ganó un premio mundial sobre hábitat.

"Lo que tenemos en común todos estos espacios formativos a lo largo de Latinoamérica y de distintas facultades de ciencias sociales es que trabajamos sobre instrumentos de abordaje del hábitat y el territorio para contrarrestar la desigualdad y eso pone en foco al trabajo con los sectores populares, que son sectores que históricamente no pueden pagar el servicio de un profesional. En este sentido estamos abocados al trabajo en políticas públicas, al proceso autogestivos de organización comunitaria y esto es diferente al modelo dominante de educación", comentó.

En la misma línea agregó "las personas construyen el hábitat de manera comunitaria o familiar prescindiendo muchas veces de profesionales e incluso de la ayuda de la política pública, en el caso de los barrios populares y de los sectores medios que muchas veces prescinden de la ayuda profesional porque es muy difícil pagarla y también está el caso del campo donde existe un saber popular acerca de cómo construir que es muy valioso pero sería mucho más rico si contará con el saber profesional ,técnico, y por supuesto todos los desarrollos científicos- tecnológicos".

image.png

El compromiso social de la universidad pública

"Sin embargo muchas veces estos desarrollos van separados de las necesidades sociales porque a medida que uno no camina junto a las comunidades, tampoco entiende sus necesidades. Entonces en este punto lo que nosotros hacemos es desarrollar proyectos de desarrollo científico y tecnológico junto al camino de las comunidades y en ese marco desarrollamos nuestra práctica docente y llevamos a nuestros estudiantes a participar de esto que nosotros hacemos que es acompañar al proceso de producción del hábitat social y también las instituciones públicas que desarrollan políticas públicas y que admiten la articulación del ámbito científico con el académico", explicó Boldrini.

En este sentido remarcó "si bien siempre van a existir necesidades que van a ser exclusivas de la familia, el hábitat popular ha sido pensado históricamente en términos de lenguaje de vivienda y una vivienda muy estereotipada, cuando en realidad deberíamos multiplicarnos los profesionales que trabajamos en comunidad y cada familia debería ser atendida en términos de particularidad. Nosotros deberíamos tener mucho más profesionales que pudieran tener usuarios que paguen por sus servicios, por supuesto cada uno de estos usuarios deberá tener un trabajado digno y estar respaldado por políticas públicas.

En la producción del hábitat cuando uno tiene la posibilidad de desarrollarlo como algo colectivo encuentra una cantidad de elementos en común con su vecino y su comunidad que le permite fortalecer esos lazos y esos vínculos tan deteriorados en este momento. En la producción del hábitat cuando uno tiene la posibilidad de desarrollarlo como algo colectivo encuentra una cantidad de elementos en común con su vecino y su comunidad que le permite fortalecer esos lazos y esos vínculos tan deteriorados en este momento.

image.png

Sobre el galardón

Los Premios Mundiales del Hábitat son organizados por World Hábitat –una organización internacional que se dedica a brindar vivienda a las personas que más la necesitan- en asociación con ONU Hábitat -Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos-. Son los premios líderes en vivienda y hábitat, y reconocen proyectos y programas innovadores, excepcionales y revolucionarios de todo el mundo relacionados con el sector.

"Para nosotros significa poder visibilizar nuestras prácticas y que podamos dar un salto no solo cuantitativo sino cualitativo en lo que nosotros hacemos, no pretendemos que desaparezcan otras líneas y otras corrientes sino que la nuestra sea reconocida y validada, porque no la entendemos como una disputa personal sino como un modelo a seguir para vivir en un mundo mejor en el que nosotros ponemos a disposición nuestras herramientas", finalizó.

Dejá tu comentario