INTERNACIONALES | Reino Unido | renuncia | Gobierno

Los mercados del Reino Unido se derrumban tras la renuncia de Truss

Intereses de deuda, inflación y caída de ventas minoristas, son los principales indicadores luego del cambio de Gobierno en el Reino Unido.

El Reino Unido pagó intereses récord por sus emisiones de deuda en septiembre, en un contexto de aceleración de la inflación y una caída de las ventas minoristas en medio de la crisis política y económica que atraviesa el país tras la renuncia de la primera ministra. La libra corta su disparada del día anterior.

Este escenario de incertidumbre se agudizó con la renuncia de la primera ministra Liz Truss. Esto además abre la carrera por la sucesión dentro del Partido Conservador, los indicadores económicos reflejan la inestabilidad política.

Los intereses de la deuda británica sumaron 7.700 millones de libras en septiembre (u$s8.500 millones al tipo de cambio actual), es decir 2.500 millones más que un año antes, su nivel que es el más alto desde el inicio de las estadísticas mensuales en 1997.

El nivel de los intereses cobra otra relevancia considerando que desde mediados de 2021, la carga de la deuda del Estado "aumentó considerablemente, pero no por un aumento de la deuda", sino "en gran medida debido a la inflación", comentó la Oficina Nacional de Estadística (ONS) en un informe del viernes.

La libra esterlina se derrumba hasta 1%, después de haberse disparado en el día anterior, luego del anuncio de la renuncia de la primera ministra.

El Banco de Inglaterra debió intervenir y comprar bonos del Tesoro para evitar su derrumbe, luego de que se criticara el plan del Gobierno y se generara desconfianza sobre los niveles de deuda que enfrentaría.

El país registra las peores cifras de inflación del G7, con un alza de los precios de más del 10%, un crecimiento nulo, una crisis energética y un aumento de la precariedad.

Este panorama pesó con fuerza en el consumo y las ventas minoristas cayeron un 1,4% en septiembre, en comparación con agosto, un mes en el que el retroceso fue aún más marcado y llegó a un -1,7%.

Después de que Jeremy Hunt asumiera la cartera de Finanzas, la semana pasada, en un intento de aplacar el pánico en los mercados que generó el programa de Truss, el nuevo ministro advirtió de que serían necesarias "decisiones muy difíciles".

Sin embargo, la renuncia de Truss el jueves deja el plan de Hunt en suspenso, al igual que su permanencia en el cargo.

Truss presentó este jueves su renuncia luego de la crisis financiera que desató su presupuesto de recorte de impuestos y de aumento del gasto, principalmente para subsidiar tarifas, además de la eliminación de topes de ingresos a los directivos bancarios.

La primera ministra había también eliminado los impuestos al fracking, con el objetivo de estimular la producción de energía. El nivel de inflación en el Reino Unido suscitó marchas en las que le exigieron al Gobierno "congelar los precios, no a la gente".

El escenario financiero que se desató forzó la salida del ministro de Finanzas anterior, Kwasi Kwarteng.

El Partido Conservador se prepara para una elección rápida del sucesor de Truss a más tardar para el viernes próximo. El partido tiene la primera mayoría en la Cámara de los Comunes, por lo que su nuevo líder asumiría automáticamente la jefatura del Gobierno.

Dejá tu comentario