Santiago del Estero |

Crece el mercado negro en distintas actividades en Santiago

Son cada vez más los rubros de la economía impactados por el comercio ilegal en Santiago.

El mercado negro va ganando terreno y extendiéndose cada vez más a productos, rubros y actividades en los cuales aún no había llegado, pero que en un contexto de crisis económica, se abre camino impactando en comercios y empresas ya establecidas.

Esta semana, la denuncia de la Cámara de Expendedores de Santiago del Estero (Cepase) sobre la venta ilegal de combustible que se realiza en diferentes barrios de la capital santiagueña y del interior de la provincia, expuso un peligro latente que más allá de impactar en menor medida a las empresas por los volúmenes que manejan, implican un riesgo para la gente que carga y que circula por lugares cercanos a esos expendios domésticos.

No obstante, hay otros sectores afectados por el mercado negro como la actividad del transporte de cargas, las panaderías, la venta de indumentaria, de pequeños electrodomésticos y de bicicletas.

Sobre la venta ilegal de combustibles, el presidente de la Cámara de Expendedores Pedro Llorvandi, señaló que ‘la proliferación de estos puestos de venta domésticos en las ciudades es común pero deben ser atacados por el poder de policía que están en la municipalidades, en estos casos esos lugares deben ser clausurados y decomisados sus productos, esa es nuestra posición desde la Cámara’.

Añadió que ‘los puestos de nafta que se instalan en sectores no habilitados, en una vereda, hay que combatirlos, es un peligro muy grande para la comunidad que vive alrededor, porque no tienen seguridad, ningún tipo de control, no se sabe qué es lo que vende y puede llegar a ser un peligro, una detonación que puede producirse por cualquier mala praxis’.

Transportes

En un contexto de crisis, otro de los sectores golpeado por la competencia desleal, es el del transporte de cargas. ‘Aquí hay mucha competencia desleal y la empresa que tiene una estructura establecida, sufre las consecuencias’, indicó Federico Lo Bruno, titular de la Cámara de Transportistas local.

Agregó que “hoy todo lo que es paquetería, hay empresas que hacen contratos con particulares subcontratados y salen a hacer el reparto que hacemos nosotros, pero no tienen empleados registrados, todo con trabajo desleal”.

Puntualizó que “hay colectivos de larga distancia que vienen con gasoil subsidiado, pasajeros pero además traen carga en sus bodegas, al margen de la permitida y traen mercadería sin controles del Senasa, ni de bromatología’.

Destacó que “en el rubro de transporte, el 70% de las empresas de transporte y logística en Santiago tienen gente en negro y el 40% de la mercadería que llega a Santiago lo hace en negro y al menos un 80% se va de Santiago en negro”. Aseguró que “no hay control de nada, está todo muy desparejo, los colectivos traen cualquier cosa, nadie controla que tengan choferes habilitados”.

Panaderías y pequeños electrodomésticos, impactados por la venta marginal

Un sector que viene golpeado por la inflación y la caída de consumo pero a lo que se le sumó la venta clandestina es el de las panaderías. No hay una cifra exacta de cuál es hoy el porcentaje de ventas en negro pero, las estimaciones que surgen del sector regisrado, marcan un avance creciente que se ubica entre el 40 al 50% del total.

‘Los que estamos trabajando en el Centro de Industriales Panaderos somos unas 200 panaderías en toda la provincia, pero hay otros que no están en el Centro pero sí están habilitados por Bromatología que deben ser unos 100 más, o sea unas 300 panaderías habilitadas y el resto, son panaderías que trabajan a puertas cerradas’, indican desde la entidad.

‘La solución que se puede plantear para normalizar esto es trabajar en forma conjunta con las autoridades”, agregaron. “Hay muchísimos panaderos que trabajan a la madrugada, enfrían el pan en la calle y trabajan con vehículos que no están habilitados’, señalaron.

Indicaron que ‘en las redes sociales se venden tortas, masas a pedido, además de la cantidad de mesas que se ponen en las esquinas vendiendo pre pizzas, tortas, de todo, sin estar inscriptos en nada’, indicaron desde el Centro.

Otro de los rubros donde cada vez proliferan más las ventas clandestinas, a través de las redes sociales, es el de pequeños electrodomésticos. “Hoy vemos que se venden pavas eléctricas, jugueras, licuadoras, hasta ventiladores de techo y de pie, a la mitad del precio que está en un comercio establecido, cada vez hay más gente que se dedica a eso”, indicó Alberto, encargado de ventas de un comercio del rubro.

Puntualizó que “ese mercado negro es cada vez mayor porque la gente tiene menos poder adquisitivo y si necesita de urgencia alguno de esos productos lo compra igual pese a que no tengan ninguna garantía ni de marca ni del negocio que lo vende”.

FUENTE: El Liberal

Dejá tu comentario