SALUD | SAP | consumo | adolescentes

La SAP en alerta por el consumo problemático en niños, niñas y adolescentes

La doctora Nora Poggione, médica especializada en adolescencia de la SAP, habló con LV12 sobre los consumos de sustancias y los consumos comportamentales.

La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) está en alerta por el aumento de consumo problemático de sustancias como alcohol, bebidas energizantes, tabaco y marihuana por parte de niñas, niños y adolescentes.

LV12 Radio Independencia se comunicó con la doctora Nora Poggione, médica pediatra especializada en adolescencia - Secretaría del Comité Nacional de Adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) para hablar sobre el tema: "Los adolescentes lo que más consumen es alcohol en primer lugar, después bebidas energizantes, tabaco, marihuana, de los consumos que tienen que ver con sustancias. Después están los otros consumos, que son los excesivos de tecnologías de información o de comunicación que se llaman consumos comportamentales que afectan el comportamiento. Tanto uno como el otro nos preocupan”, dijo.

Nora Poggione

Los consumos están en aumento. Hay que diferenciar del consumo del consumo habitual del consumo problemático. El consumo problemático es aquel que nos afecta de forma negativamente, ocasional o sufridamente en el tiempo, afecta la salud física, la salud psíquica o las relaciones interpersonales con la familia, con los amigos, en la escuela o hasta en el trabajo y hasta puede llegar con conflictos con la ley, a esto llamamos consumos problemáticos, son los que nos preocupan y son los que están aumentando. Los consumos están en aumento. Hay que diferenciar del consumo del consumo habitual del consumo problemático. El consumo problemático es aquel que nos afecta de forma negativamente, ocasional o sufridamente en el tiempo, afecta la salud física, la salud psíquica o las relaciones interpersonales con la familia, con los amigos, en la escuela o hasta en el trabajo y hasta puede llegar con conflictos con la ley, a esto llamamos consumos problemáticos, son los que nos preocupan y son los que están aumentando.

Poggione informó que la Encuesta Mundial del Salud Escolar, realizada en el 2018, arrojó que los consumos se daban en adolescentes de entre 13 y 17 años. Los de 15 a 17 años bebieron más y un tercio de ellos, se emborracharon. Mientras los de 13 a 15 años, que bebieron menos, las mujeres eran las que más se emborrachaban. Es así que, “en el grupo de los más grandes, toman más los varones y se emborrachan más los varones y dos tercios de los adolescentes que consumieron, iniciaron el consumo antes de los 14 años, esto es serio”.

Los tipos de bebidas y sus efectos

La especialista señaló que el consumo de bebidas puede llevar a enfermedades como cirrosis hepática, daño cerebral, alteraciones del sueño y del comportamiento, accidentes en la vía pública y en mujeres embarazadas, “retraso mental prevenible del recién nacido”.

En cuanto a los que son las bebidas energizantes, Poggione sostiene que es utilizada por los adolescentes como un “ritual de iniciación” de consumo de alcohol en edad temprana. Además, estas aportan una gran cantidad de azucares y cafeína y es mezclada por los adolescentes con otros bebidas que contienen alcohol. Esto “enmascara el aspecto de presión del sistema nervioso central que da el alcohol, esto puede llegar a cuadros de coma alcohólico gravísimo”.

En nuestro país, la Sedronar, en el 2016, incluyó en el Plan Nacional de Lucha Contra la Droga a las bebidas y fármacos estimulantes y se prohíbe su venta a menores de 18 años, esta ley no se cumple. En nuestro país, la Sedronar, en el 2016, incluyó en el Plan Nacional de Lucha Contra la Droga a las bebidas y fármacos estimulantes y se prohíbe su venta a menores de 18 años, esta ley no se cumple.

Consumos comportamentales

El acceso a las tecnologías de la información y la comunicación y su consumo, ha resultado una problemática que también alerta a la Sociedad Argentina de Pediatría.

Es por eso que la especialista remarca la importancia de poder identificar el momento en que el consumo de las tecnologías y todos los servicios ofrecidos por celulares, computadoras, tablets y demás, se han convertido en una alerta.

Al respecto dice que “cuando impiden que los adolescentes se vinculen de manera presencial con otros pares o con su familia, cuando impiden que ellos puedan desarrollar otras actividades creativas que sean aparte de las pantallas son señales suficientes para aceptar que se trata de una problemática de consumo".

“Los adolescentes abusan del consumo de los correos electrónicos, Instagram, videos juegos, Facebook, las compras electrónicas, todos los servicios ofrecidos por el celular. Estos usos abusivos de las pantallas están clasificados como TICS comportamentales por la Clasificación Internacional de las Enfermedades dada por la ONS y el Manual de Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales”, finalizó.

Dejá tu comentario