SALUD | trastornos | Roberto González Marchetti |

Trastornos de la Conducta Alimentaria: "Es una patología que va creciendo"

El psicólogo Roberto González Marchetti, pasó por LV12 y abordó esta problemática para promover la prevención con tratamientos adecuados.

Cada 30 de noviembre se celebra el día Internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) que se identifica bajo el símbolo de un lazo azul. Esta propuesta, que tiene lugar de forma anual desde hace años, pretende visibilizar la importancia de la prevención y detección precoz de este tipo de alteraciones alimentarias y huir de la estigmatización y el exceso de juicios sociales que, de forma frecuente, rodean a este tipo de enfermedades.

En nuestro país, esta la ley 26 396, que obliga brindar asistencia en trastornos alimentarios y a la vez en realizar campaña de prevención e información.

"Es una patología que va creciendo y tiene su grupo de riesgo, que son los adolescentes. También ya hay niños que comienzan a tener estas dificultades", comentó en LV12, el psicólogo Roberto González Marchetti.

image.png

¿Qué son los Trastornos Alimentarios?

Los trastornos alimentarios, es una enfermedad, que afecta a casi una de cada diez personas en todo el mundo, y en general se caracterizan por una alteración persistente en la alimentación o un comportamiento relacionado con esta que lleva a una alteración en el consumo o en la absorción de los alimentos, causando un deterioro significativo en la salud física y el funcionamiento psicosocial. "Se dividen en lo que se conoce como anorexia, bulimia, trastorno por atracón y la restricción alimentaria, donde una persona, por ejemplo, solamente puede ingerir cierto tipo de alimento y no cualquier otro, entonces se hace un trastorno porque es algo repetitivo y causa malestar, vinculándose a la imagen corporal".

En este sentido, "se comienzan a generar una serie de manifestaciones psicológicas que son producto de esta conducta y que se lo considera de base mental, por el 70% de los Trastornos de Conducta Alimentaria, tienen un origen emocional y un 30%, por una falsa información o carencia alimentaria".

Anorexia: se caracteriza por la pérdida de peso y comúnmente implica una fuerte restricción en la cantidad de calorías consumidas y un miedo intenso a aumentar de peso. Estar alerta cuando existe de manera frecuente la presencia de una sobrevaloración de la forma y el peso, la conducta de verificación de ingredientes y calorías, el control excesivo de peso corporal, y dietas estrictas, o evitar compartir ciertas reuniones sociales, donde el consumo de alimentos, esta implícito.

Bulimia: es una afección cíclica en la que alguien se da atracones y luego lo compensa con un comportamiento de purga, como vomitar o tomar laxantes. Algunas señales para reconocer este trastorno pueden ser que las personas van al baño justo después de una comida o suelen comentar que van a sobre esfuerza más en el gimnasio si comen mucho.

Atracón: Los atracones son una de las formas más comunes de trastornos alimentarios. Ocurren cuando alguien come grandes cantidades de comida en un breve lapso de tiempo, a menudo hasta el punto de sentirse incómodo o indigestado.

Trastorno Restrictivo de la ingesta de alimentos: donde la persona se rehúsa a consumir ciertos grupos de alimentos, lo que puede malinterpretarse como una persona ‘mañera’ con la comida, pero se trataría de un problema mayor. Por lo general, estas personas tienen una pequeña variedad de alimentos con los que se sienten cómodos comiendo y se angustian al salir de esa zona de confort.

El profesional sostuvo que "no todos los niños tienen una alimentación variada y puede haber sobrepeso. Entonces, dispara situaciones como el acoso o la discriminación, por su contextura física y va desarrollando cierta vergüenza por sus cuerpos".

Señales a atener en cuenta para prevenir y pedir ayuda:

- El estar preocupado gran parte del día, por la forma del cuerpo y el peso

- Vivir con miedo de aumentar de peso y evitar pesarse.

- Repetir episodios de comer cantidades excesivas de alimentos de una sola vez, sin

experimentar saciedad.

- Forzar el vómito o hacer demasiado ejercicio físico para no aumentar de peso después

de ese atracón

- Usar laxantes, diuréticos o enemas después de comer cuando no son necesarios

- Ayunar, restringir las calorías o evitar ciertos alimentos entre atracones en forma

repetitiva.

- Usar suplementos dietéticos o productos a base de hierbas en exceso para bajar de peso

sin prescripción médica.

Dejá tu comentario