NACIONALES | UIA | Pymes |

La UIA apoya Ley Bases pero alerta sobre desigualdad para las pymes

La Unión Industrial (UIA) advirtió ante el Jefe de Gabinete, Guillermo Francos, que el sistema RIGI representa una "competencia desleal" para las PYMES.

La Unión Industrial (UIA) respaldó el acuerdo legislativo para el tratamiento de la Ley Bases en el Senado, pero a la vez señaló ante el Jefe de Gabinete, Guillermo Francos, que el tratamiento de esta norma incluye un régimen de incentivo para grandes inversiones (RIGI) que representa una "competencia desleal" contra las inversiones de las pequeñas y medianas empresas locales, que no tendrían acceso a las importantes quitas fiscales que propone el proyecto del Gobierno.

Esos fueron dos de los ejes principales del almuerzo que Francos compartió con el Comité Ejecutivo de la central fabril, este martes en la sede de la UIA. “Apoyamos la ley Bases y creemos que el proceso de diálogo (en el Congreso) ha sido sumamente constructivo”, dijo su titular, Daniel Funes de Rioja, quien también reclamó “resguardar la producción frente a la competencia desleal.”

Francos, quien había asumido su nuevo cargo el día anterior, llegó solo al edificio de la UIA, sobre Avenida de Mayo. Lo esperaban los 25 integrantes del Comité Ejecutivo de la entidad, quienes -dijo Funes- tuvieron asistencia perfecta. "Hemos tenido aquí al Jefe de Gabinete de Ministros, a menos de 24 horas de haber asumido formalmente este cargo. No es un dato menor para nuestra entidad, cuando evidentemente hay una situación de contracción de la economía que le pega claramente a la industria", dijo Funes en un encuentro con periodistas, una vez finalizado el encuentro con Francos, quien se retiró sin hacer declaraciones.

Pese al trato cordial, el dirigente fabril enumeró una serie de reclamos que le hicieron a Francos, en particular sobre el régimen de grandes inversiones (RIGI) que forma parte del proyecto de Ley Bases y que da una ventaja impositiva (del orden del 30% de los costos fiscales) a las futuras inversiones por más de 200 millones de dólares.

En ese sentido, Funes anunció que desde la UIA convocarán a las distintas cámaras del sector industrial para elaborar un nuevo proyecto ley "para la creación de un régimen de incentivos a la inversión de las pequeñas y medianas industrias, junto con el lanzamiento de una nueva Ley PyME".

Agregó: "La presión impositiva atenta contra la competitividad de nuestras industrias y debemos igualar las condiciones para poder competir con el mundo”, y manifestó que “la estabilización de la macroeconomía es condición clave para la recuperación pero no podemos dejar de lado a las industrias”.

-¿Qué quiere decir igualar las condiciones, en este contexto? -se le preguntó.

-Cuando uno habla de competir, tanto en el mundo como en el mercado doméstico, se suele decir que es más más barato importar que este producir acá. Pero también hace falta nivelar la cancha y no tener los costos fiscales que tienen otros países, a lo cual ahora se suman los impuestos adicionales por la emergencia económica. Entonces atención, porque son situaciones muy distintas.

-¿De cuánto es esa carga tributaria?

-Es superior al 50% entre impuestos nacionales, provinciales, tasas municipales, dentro de la economía formal. Digamos, cada uno sobrevive como puede, pero todos pagamos la cuenta. Y además hay otra cuestión que le explicamos al Jefe de Gabinete, que es que cuando un empresario tiene un crédito fiscal porque pagó impuestos de más (porque tuvo que pagar anticipos y no llegó a compensarlos con las ventas) ahora se le dice "no hay plata".

-La UIA apoyó la Ley Bases. ¿Apoya también el proyecto del régimen RIGI?

-Nosotros apoyamos la Ley Bases, sin perjuicio de destacar la necesitad de que haya un equilibrio entre el empresario local que debe pagar un impuesto PAIS de 17% contra un proyecto que no lo pague. Tenemos que garantizar la competitividad en igualdad de condiciones. Pero igual tenemos que esperar al debate en el Senado, así como a la reglamentación de la norma. Lo mismo para el capítulo laboral de la ley. Pero lo que diría es que nosotros esperamos que la Ley Bases sea sancionada. Y en cuanto al RIGI, salvo lo de la competencia desleal, que salga también.

-¿Y la iniciativa para una ley de incentivos como el RIGI, pero para empresas chicas y medianas?

-Lo que nosotros podemos decir es que hay gente que quiere invertir en el sector industrial, es algo que hoy es casi natural en cualquier fábrica. Por eso vamos a proponer la redacción de un texto donde como UIA propongamos una norma que incentive esas inversiones.

10.000 puestos menos

El último relevamiento de la Unión Industrial arroja una caída de producción en 53% de las fábricas, con caída de ventas en 6 de cada 10 empresas, y también caída en las exportaciones en casi 4 de cada 10 empresas que venden su producción al exterior. También hubo recortes de personal en una de cada cuatro empresas (24%) y otro 30% de los encuestados manifestó estar pensando en achicar personal.

Sin embargo, Funes señaló que en ese contexto de fuerte caída de la actividad "nosotros estamos viendo números que no pasan de una decena de miles (de despidos) por ahora. Es un número significativo para cada caso, sobre todo en las empresas más chicas con menor dotación de personal. Pero no es significativo estadísticamente".

-¿Pero una de cada cuatro empresas dijo que redujo personal y otro 30% que piensa hacerlo, no?

-Sí, pero lógicamente muchas son microempresas, donde hay pocos puestos de trabajo en cada una, pero a la vez cada una es una empresa. Y por su propia dimensión están más expuestas. Obviamente, en las empresas de alta tecnología se tiene menos mano de obra y con personal más especializado, ahí se defiende mucho el capital humano .

Agregó: "El industrial argentino defiende mucho el capital humano. Muchos lo harán por vocación, otros por necesidad, porque no es fácil reponer mano de obra. Hoy en día nadie piensa que se acabó su actividad. Y tiene mano de obra capacitada y se la defiende como hicimos en la pandemia. Hoy la industria tiene vacaciones adelantadas, suspensiones, cortes de horas extra y retiros voluntarios. Pero si hablamos en términos de empleo perdido, no es significativo todavía en comparación a la crisis".

Funes también se mostró conciliador respecto a los cortes de gas que tuvo la industria la semana pasada, si bien reclamó que haya un criterio más "caso por caso" a la hora de administrar la falta de suministro.

"La falta de gas por suerte fue sólo de un día y es algo que ya había pasado hace dos años", dijo el dirigente fabril. "Y entonces, igual que ahora, nos pusimos en contacto con el gobierno para pedirles que nos dejen administrar la crisis, repartiendo el esfuerzo sin cortar el gas arbitrariamente. Pero evidentemente cuanto mejor infraestructura tiene uno, está mejor equipado para ser competente para el comercio internacional".

FUENTE: Clarín

Temas

Dejá tu comentario