CHISMES Y ESPECTÁCULOS | Valenzuela | intrusos | tres

Gonzalo Valenzuela acusado de irse sin pagar de una pizzería

El actor Gonzalo Valenzuela reconoció que vivió en una situación fuera de lo común con sus hijos y esto hizo que todo se le fuera de control.

Hace una semana, en Socios del espectáculo contaron que Gonzalo Valenzuela se había ido sin pagar de una pizzería. Fue Paula Varela, la que detalló que ocurrió en un reconocido local gastronómico del barrio de Palermo, al que fue con dos de sus dos hijos (Silvestre y Alí fruto de su relación con Juana Viale).

Agregó que era todo raro, porque eran tres nenes que iban a cada rato al baño, Valenzuela salía afuera a fumar, de repente no había nadie en la mesa, en otro momento estaban todos. Esto empezó a despistar a los mozos. Para colmo, en un momento él ingresó, agarró a los tres chicos, y encaró para la puerta.

El mozo se paró en la puerta y los 4 –siempre según Varela- se sentaron en una mesa de afuera y se pidió un café. Se lo fue a buscar y cuando volvió ya no estaban. El hombre intentó frenarlo, pero el “señor, señor…”, no resultó para que se dé vuela. Ya se había tomado un taxi. El tema llamó la atención, ya que mancharse por una pizza y un café parece hasta ilógico.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCeypdQtl-kU%2F%3Futm_source%3Dig_embed&ig_rid=01ea3424-58ec-49f5-87ac-393a31304c57&access_token=EAAGZAH4sEtVABAFFRZCbFrFBmwZB6J5Kkmk5LoUZAZCymN0711yuqNJftaNzpKRaZBy9VETTZCohXQuWrRfVLQSGP6jwbBK5xzREX9kXMviIHbdpq13ILeiYzpdyVR061Ao2azvFZBIosu3WQwWxVObIkix74bkZAHSLpCR52QLS7gQZDZD
View this post on Instagram

A post shared by #intrusos (@intrusos)

Sin embargo, Gonzalo aclaró el tema en Intrusos. En primera instancia, le agradeció a Varela por haber dado la información: “Le agradezco a la persona que dijo eso porque es la verdad. Si no hubiese sido por ella, no pagaba la cuenta. ¡Me fui sin querer!”.

Acto seguido, explicó y sumó detalles, remarcando que es lugar que frecuenta. “Me fui, no pagué, es verdad. Pero fue sin querer, no hubo ninguna estrategia. Yo voy a ese lugar desde hace muchos años, al dueño lo conozco, es familia de mi ex”.

“Ese día mis niños estaban revoltosos. Dijeron que eran tres y yo tengo dos, pero cuando se portan realmente mal yo veo a cinco...Salí a fumarme un cigarro afuera con un café. A mi niño se le había perdido una gorra, fueron con el mozo, muy gentil, a buscar la gorra. Después volvieron, trajeron la gorra, el mozo volvió a entrar y yo pedí un taxi y me fui”, finalizó y quedó libre de culpa y cargo.

FUENTE: pronto

Dejá tu comentario