GOB NOV 1140x100 CMC.gif
LOCALES | vida |

Mejorar nuestros hábitos puede alargar la vida hasta 15 años

La nutricionista Solana Nacul, al aire de LV12, explicó cuáles son los peligros de la obesidad y los beneficios de mejorar nuestros hábitos alimenticios. 

La obesidad está catalogada como uno de los principales factores de riesgo en el marco de la pandemia de coronavirus. Pero, incluso antes de que siquiera conociéramos de la existencia del virus, ya era considerada una pandemia en si misma. La licenciada en Nutrición, Solana Nacul, analizó para LV12 Radio Independencia los riesgos que trae aparejada la obesidad, explicó como detectarla, y cuáles son los beneficios para nuestra vida que aportan los hábitos saludables.

En primer lugar, aclaró que es el Índice de Masa Corporal (IMC), el que definió como un método útil y práctico para diagnosticar obesidad y estado nutricional. “Es práctico y sencillo, y arroja un resultado, que, si bien no es 100 por ciento exacto, tiene un nivel aceptable de precisión. Se obtiene al dividir nuestro peso en kilogramos en la estatura al cuadrado. Si el resultado da arriba de 27 tenemos sobrepeso grado 1; por encima de 30, es obesidad leve; de 35 a 40 es moderada; encima de 40, obesidad mórbida; y encima de 50 es obesidad extrema”.

Cuando el IMC arrojó más de 40, estamos hablando de una persona que pesa más del doble de lo que debería pesar.

Nacul aclaró, sin embargo, que “algunas veces falla el IMC. Por ejemplo, en algunos atletas, el caso de rugbistas o basquetbolistas que tienen mucho peso muscular. En un persona deportista se diagnostica la obesidad a partir del porcentaje de grasa corporal, que se mide a partir de una antropometría”.

image.png
Mejorar los hábitos alimenticios y hacer ejercicio puede prolongar la vida de una persona hasta 15 años.

Mejorar los hábitos alimenticios y hacer ejercicio puede prolongar la vida de una persona hasta 15 años.

Las autoridades de Salud, desde el inicio de la pandemia, viene advirtiendo que la obesidad es el principal factor de riesgo para contraer el virus y tener un mal pronóstico de la enfermedad. Es también la primera causa de mortalidad por Covid-19. Nacul explicó que esto se debe a que “cuando entra el virus, nuestro cuerpo reacciona comenzando un proceso de inflamación que desencadena la respuesta de la inmunidad. El problema es que la obesidad es una enfermedad inflamatoria. Entonces, cuando el virus ingresa, lo que desencadena ya viene desencadenado desde hace años y por eso el cuerpo no puede responder como debería. Por tal motivo, el tratamiento para pacientes obesidad es antiinflamatorio”.

Si al realizarse el cálculo de IMC arroja valores por encima de 30 o 35, lo principal es acercarse a un profesional de la salud. Se puede empezar por un médico clínico, que determinará con estudios que órganos pueden estar dañados por la grasa en exceso.

En este sentido, Nacul señaló que hay que prestar atención al IMC porque “aunque una persona pueda sentirse bien teniendo obesidad, hay que preguntar que pasa con el hígado o las articulaciones. Yo les digo que piensen que hace 20 años que cargan a su coche con más del doble de peso que deberían cargar. Imagínense como está el interior”.

Para empezar, hay que realizar el diagnóstico con todos los estudios pertinentes, determinar el nivel de grasa del hígado, el rendimiento y la salud de la persona. Segundo, hay que lograr un hábito y estilo de vida saludable, con lo cual el tratamiento tiene que ser confortable, no insostenible. Tercero, lo más importante, reducir la grasa total, visceral (rodea el pecho), reducir el pecho y mejorar la condición de los músculos y los huesos para mejorar la calidad de vida”, añadió.

Por último, se refirió a la obesidad central, “esa famosa pancita que muchos piensan que no pasa nada, pero te va desviando la columna, encorvando a las personas y volviendo el tren inferior más débil. Cuando una persona pierde masa grasa y refuerza sus músculos, recupera unos 15 años de expectativas de vida”.

Temas

Dejá tu comentario