LOCALES | Aguilares | trabajo | despido

Aguilares: Llegó a su trabajo y fue despedido sin causa

Damián Acosta, empleado de la fábrica Topper en Aguilares, no lo dejaron ingresar a trabajar y tiene un hijo con síndrome de IRF2BPL, una enfermedad ultra rara.

Damián Acosta llegó a su puesto de trabajo como un día más en su rutina a la fábrica de Topper en la ciudad de Aguilares. Lo que el empleado no se iba a imaginar es el hecho de que desde la empresa que lo contrataron le iban a informar que iba a quedarse sin trabajo.

"Me llamaron para avisarme que quedaba desvinculado de la empresa. Los motivos que me dieron era que no tenía problema alguno. Incluso, me remarcaron mi eficiencia para trabajar. Me gustaría saber porque no me dejan trabajar. Es un supuesto despido", comentó Acosta al medio Noticias del Interior.

Damián tiene un hijo de 10 años con síndrome de IRF2BPL, la enfermedad que afecta a unos 130 niños en el mundo y perdería todos los beneficios. Esta enfermedad genética ultra rara es neurodegenerativa y grave, una mutación genética que provoca una enfermedad neurodegenerativa que entre otros síntomas provoca la pérdida de habilidades motoras, la pérdida del habla, distonía (pérdida de tono muscular), epilepsia, retraso madurativo, movimientos oculares anormales y dificultad para tragar. Casi todos los casos incluyen además autismo.

Las declaraciones del afectado en Aguilares

"La enfermedad se la diagnosticaron hace cuatro años en Santa Fe. Es una enfermedad progresiva, mi hijo el año pasado caminaba y hoy está en silla de ruedas. Necesito que me vuelvan a reincorporar a la empresa para que él pueda seguir con su tratamiento. A mi me cortan la obra social el día que me desvinculen de esto y se queda sin nada", comentó preocupado Damián al respecto.

La situación continuara a través de las vías judiciales a causa de que Acosta fue desvinculado pero solamente de manera verbal. Intentó ingresar a su puesto de trabajo pero desde el sector de recursos humanos fue informado que no iba a continuar prestando servicio en el lugar.

"Mi lucha es por él para que no pierda nada de lo que tiene. Me recibieron como si fuera un delincuente (se armó un cordón policial en la entrada del lugar por su reclamo)", concluyó sobre el tema.

Dejá tu comentario