ECONOMIA | coparticipación | noviembre |

La coparticipación tuvo una caída de casi 14% en noviembre

Con la quita de Ganancias y el bajo desempeño en la recaudación de IVA, la coparticipación se hundió un poco más y temen por un aumento de Ingresos Brutos.

La coparticipación volvió a mostrar en noviembre una caída en términos reales con un deterioro más marcado que en octubre. En la comparación interanual la baja fue del 13,8%, estimó Iaraf a partir de la comparación de los impuestos coparticipables percibidos en el mes y una inflación acumulada en los últimos doce meses algo superior al 160%. La virtual eliminación del impuesto a las Ganancias sobre los salarios fue la principal razón de la contracción de la masa coparticipable y el pobre desempeño del IVA en el mes agravó la situación para las provincias. Sin perspectivas de mejora hacia al futuro, las empresas temen que los gobernadores reaccionen con un aumento de Ingresos Brutos.

“En concepto de coparticipación, en el mes noviembre de 2023, el gobierno Nacional envió al consolidado de provincias más CABA $1.448.000 millones, frente a $642.000 millones enviados durante igual período del año anterior. Es decir, se observó una variación nominal del 125%. Descontando el proceso inflacionario del período, esto se traduciría en una caída real del 13,8%”, señalaron en el Iaraf a partir de los datos de la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales (DNAP) y el Ministerio de Economía.

La caída fue producto directo de una baja del 32,7% en la recaudación del impuesto a las Ganancias tras la reforma aprobada en el Congreso que eliminó la cuarta categoría de este tributo para la mayoría de sus aportantes. Por su parte, el incremento del 3,6% en la recaudación de IVA no llegó a cubrir el bache fiscal. De esta forma, la coparticipación, el componente mayoritario de las transferencias automáticas (TA) que mes a mes fondean las arcas provinciales se redujo 13,8% para todos los distritos, bajo el supuesto de que la inflación de noviembre rondó el 13%.

Y aunque la reducción haya sido pareja para todas las provincias y la Ciudad de Buenos Aires, al contemplar de forma conjunta el impacto también de otras transferencias automáticas, en el agregado la caída fue algo menor (13,6%), pero no para todas por igual. Así, Córdoba y Santa Fe fueron las menos afectadas con reducciones del 12,7% y 12,8% reales interanuales. En el otro extremo, CABA fue las más golpeadas con una caída del 14,4%, seguida por Salta y Neuquén (14,1%).

Es que en concepto de leyes complementarias y compensaciones, las otras dos categorías que componen las TA, el gobierno Nacional envió al consolidado de provincias más CABA $106.000 millones, esto es 11% menos en términos reales que en noviembre de 2022. “Al considerar la evolución individual en las jurisdicciones, se observa que no todos los casos fueron negativos, hubo una amplitud de 72,9 p.p. con jurisdicciones como CABA, que encabezó el ranking con caída real del orden del 66,4%, mientras que Córdoba tuvo una suba real del orden del 6,5%”, precisó el informe.

Con este panorama, la agenda de los gobernadores que tomarán mando en poco más de una semana se distribuye entre los eventuales recortes a encarar y las formas de que Nación les compense la caída en los ingresos provinciales, ya que Javier Milei ratificó que no buscará restaurar Ganancias para los trabajadores ni dará marcha atrás con la devolución del IVA lanzada en septiembre. En este sentido, Sergio Massa ya les garantizó unos $125.000 millones para cubrir aguinaldos en diciembre, pero de cara a 2024 los recursos siguen sin aparecer.

Los datos de la DNAP muestran que, al primer trimestre de este año, las provincias en su conjunto mantenían superávit fiscal, aunque con diez provincias con déficit fiscal primario. Con el deterioro del nivel de actividad en buena parte del país producto de la sequía, el panorama desmejoró y tal y como mostró en la presentación de su balance de gestión el gobernador cordobés y ex candidato presidencial, Juan Schiaretti, desde 2017 la presión tributaria provincial disminuyó 8,7% de la mano de una baja de la alícuota de Ingresos Brutos al 3% en promedio.

Por eso, entre empresarios, otro de los temores comentado en las cumbres sectoriales de fin de año, se reitera la hipótesis de una suba más o menos consensuada de las alícuotas del impuesto sobre los Ingresos Brutos. “Lo que no les llegue a los gobernadores de IVA y de Ganancias, por algún lado lo van a compensar. La macana es que Ingresos Brutos es el más distorsivo de todos”, se lamentó ante este medio un industrial tras escuchar a los gobernadores electos Axel Kicillof (Buenos Aires), Ignacio Torres (Chubut) y Alfredo Cornejo (Mendoza) en su paso por la reciente conferencia de la UIA. “Menos a maestros, médicos y policías no les van a poder pagar”, agregó en relación a las principales partidas del gasto provincial.

FUENTE: Bae Negocios

Dejá tu comentario