SALUD | enfermedad | Piel | tratamiento

Una enfermedad que afecta la piel y el autoestima

No hay una única que lo determine, puede vincularse a factores genéticos, el estrés, la diabetes, enfermedad de Addison, a trastornos tiroideos, entre otros.

Así lo explicó la jefa del servicio de Dermatología del hospital Avellaneda, doctora Silvia Molina, quien coordina uno de los equipos más especializados en el tratamiento de la patología en Tucumán.

El Ministerio de Salud Pública, a cargo del doctor Luis Medina Ruiz, trabaja intensamente en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad con profesionales capacitados en la problemática.

En la oportunidad, la referente explicó que este día se instauró con la finalidad de sensibilizar, concientizar, dar a conocer información sobre la patología y mostrar cómo afecta a quienes la padecen: "Se trata de una enfermedad cutánea, crónica y no contagiosa, que se caracteriza por un trastorno en la pigmentación de la piel. Esta es una condición dermatológica, autoinmune, que afecta al 2% de la población a nivel mundial".

En este sentido, Molina comentó que el vitíligo no sólo afecta la piel del paciente, sino también directamente a su autoestima.

"Esta enfermedad es progresiva en la piel y se caracteriza por la aparición de lesiones acrónicas, es decir, pequeñas manchas color blanco nacarado, de superficie lisa. Esto se da porque las células que dan el color de la piel provocan una destrucción en los melanocitos, que son las células responsables de dar pigmento a la piel", indicó la dermatóloga.

image.png

Molina manifestó que en algunos casos pueden aparecer en distintas partes del cuerpo: alrededor del contorno de ojos, en las fosas nasales, en la cara, en codos, en tobillos, en rodillas, en manos y en pies. Al mismo tiempo, explicó que la enfermedad puede producir la despigmentación en los pelos del cuero cabelludo, en pestañas y, a veces, en el bello corporal.

Respecto a las causas del Vitiligo, la jefa del servicio indicó que son diversas: "No hay una única que lo determine, puede vincularse a factores genéticos –sin ser una herencia dominante-, el estrés, la diabetes, enfermedad de Addison, a trastornos tiroideos, entre otros. Por eso estos pacientes deben ser asistidos por especialistas para realizar un tratamiento global en los que participen médicos clínicos, hematólogos, endocrinólogos, psicólogos y psiquiatras".

En relación a la importancia del diagnóstico, Molina dijo que es fundamental que sea realizado por un dermatólogo, ya que las formas de tratamiento son variables: hay locales, sistémicos, con fototerapia, el UVB de banda estrecha, entre otros.

Por último, la especialista dijo que los pacientes deben cuidar y proteger la piel despigmentada utilizando protectores solares de alto espectro, hasta tanto tengan un diagnóstico. "Al igual que el apoyo interdisciplinario de profesionales, es importante el de la familia y el entorno del paciente", cerró.

Dejá tu comentario