INTERNACIONALES | Evo Morales | Bolivia | Fernando Camacho

Opositores rechazan el llamado al diálogo de Evo Morales

"Convoco al diálogo a los partidos que han obtenido asambleístas en las últimas elecciones nacionales, son cuatro partidos", dijo el presidente boliviano.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó hoy a un diálogo a los partidos políticos que el pasado 20 de Octubre, ganaron un asiento en las cámaras parlamentarias del Congreso, pero no a los comités cívicos que impulsan las protestas para que renuncie. Dos de las tres fuerzas opositoras que obtuvieron representación parlamentaria en las últimas elecciones generales en Bolivia rechazaron la invitación a un diálogo.

"Convoco al diálogo a los partidos que han obtenido asambleístas en las últimas elecciones nacionales, son cuatro partidos", dijo Morales en un mensaje a la Nación, en el que pidió también a los policías que acaben sus motines y retomen las labores de preservar la seguridad.

Morales no incluyó en su propuesta de diálogo a los comités cívicos, encabezados por Luis Fernando Camacho (de la región oriental de Santa Cruz), promotores de las multitudinarias protestas y paros para que renuncie, tras los polémicos comicios que le dieron la reelección.

El expresidente Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), afirmó que no tiene nada que dialogar con el jefe del Estado y subrayó que "Le toca hoy al señor Evo Morales tomar una decisión, le toca escoger el camino para dejar el Gobierno".

La invitación al diálogo también fue rechazada por el senador Oscar Ortiz, de Bolivia Dice No (BDN). "No vamos a participar en ese diálogo: este no es un problema solo de partidos, no es solo un conflicto entre políticos, hay una ciudadanía movilizada que clama por nuevas elecciones y eso no se puede obviar", sostuvo Ortiz.

Morales, en el poder desde 2006, insistió en que está en curso "un golpe de Estado por grupos violentos, por grupos antidemocráticos que no respetan la democracia, que no respetan los resultados de las últimas elecciones nacionales y sobre todo no respetan la paz social".

FUENTE: La Nación

Dejá tu comentario