NACIONALES | mar | aguas |

Una ciudad de luces depreda el Mar Argentino

En un vuelo especial organizado por el piloto Enrique Piñeyro, medios nacionales lograron reflejar los cientos de pesqueros que depredan nuestro mar.

A partir de un vuelo especial organizado por el piloto y empresario Enrique Piñeyro, varios medios nacionales registraron la enorme cantidad de pesqueros extranjeros que se encuentran alrededor de la milla 200, donde termina nuestra Zona Económica Exclusiva en nuestro mar, y mostró como arrasan con las bondades de nuestras aguas. Todo por fuera de la ley.

El vuelo que Piñeyro realizó a bordo de un gigantesco Boing 787 de su propiedad, tuvo un sólo objetivo, el de visibilizar la depredación del Mar Argentino por cientos de pesqueros internacionales, principalmente coreanos, chinos, japoneses y españoles.

Pesqueros extranjeros en la milla 201 extraen recursos marítimos de manera clandestina.

El reconocido piloto, cineasta, empresario gastronómico y médico -entre otras cosas-, ya había denunciado esta situación, al igual que muchas otras organizaciones que bregan por el medio ambiente. Pero esta vez se decidió a mostrarle al mundo la realidad de lo que ocurre en los límites del Mar Argentino. Para ello, invitó a un grupo de periodistas de medios nacionales, despegó de Ezeiza y se dirigió a la zona de conflicto.

"En medio de la nada, después de kilómetros y kilómetros de puro mar, aparece en el firmamento una muralla de luces. Por la dirección en la que volamos podría ser Bahía Blanca, pero es imposible: estamos a 200 millas de la costa argentina, sobrevolando el límite que separa las aguas internacionales de las nacionales", relatan en Infobae.

"Desde lo alto y en la oscuridad de la noche, parece una ciudad perdida en el medio de la nada. Pero no, son buques pesqueros que se llevan parte de la riqueza ictícola argentina. El robo representa millones de dólares anuales y un grave daño ambiental", dicen en TN.

Esta ciudad de luces perdidas en el medio de nuestro Mar Argentino ya había sido reflejada por Piñeyro meses atrás. Puntualmente, hace dos meses aproximadamente, sobrevoló esa zona y compartió la imagen en Twitter. “Enero 31, 2021. Vuelo nocturno sobre el mar procedente de Ushuaia con destino a Ezeiza. Lo que parece la luna es la luna, y lo que parece la costa de Nueva York es la flota pesquera extranjera que depreda nuestros mares y que luego nos vende como producto importado”, relató en su momento.

Pesqueros extranjeros en la milla 201 extraen recursos marítimos de manera clandestina.

Hace 20 años que Piñeyro sobrevuela la costa argentina, los mismos 20 años que lleva alertando de esta ciudad de luces que extrae las riquezas de nuestras aguas. “Desde la primera vez que hice algún vuelo de Ezeiza a Ushuaia -hace más de 20 años- que ya vi esto. Además, fue sin buscarlo, a más de 40 mil pies de altura. Pero con el tiempo fue creciendo la actividad y hoy parece la costa de Nueva York ”, relata Piñeyro.

Y agrega: “Es un tema que no está resuelto. No se patrulla, no se puede vigilar a los barcos, no hay forma de interceptar, de disuadir. Falta logística y hay que darle el peso político que esto tiene. Esto es serio, es una depredación monstruosa”.

Infobae detalla: "La depredación del Mar Argentino, de los océanos en general, está completamente descontrolada. Greenpeace viene hace años denunciando estas prácticas de pesca insostenible y pidiendo por un tratado global para proteger los océanos. Es que en aguas internacionales no hay ley que diga lo que se puede o no se puede hacer. Así las cosas, llegan barcos pesqueros principalmente de China, Corea, Japón, España y arrasan con todo. No solo porque pescan sin pausa (sin permitir que la flora y la fauna marítima se regenere), sino porque en muchos casos usan técnicas (como el arrastre) que aniquila los suelos y la vida bajo el agua".

image.png
Cientos de pesqueros se roban las bondades del Mar Argentino./Foto: TN

Cientos de pesqueros se roban las bondades del Mar Argentino./Foto: TN

A 200 millas marinas de la costa finaliza nuestra Zona Económica Exclusiva (ZEE), es decir, termina el Mar Argentino y comienzan las aguas internacionales. El que ingresa sin autorización a nuestras aguas, está rompiendo la ley. El gran problema de proteger nuestros límites, es que la extensión de nuestro país es enorme, lo que torna muy difícil para las fuerzas de seguridad nacionales patrullar eficazmente toda la extensión de nuestras aguas. El trabajo que hacen la Armada y la Prefectura Naval es de un esfuerzo fenomenal, pero no hay suficientes recursos disponibles para tan descomunal tarea.

Muchos de estos pesqueros extranjeros se llevan de nuestras aguas calamares, langostinos, merluza a su país de origen y desde allí los venden a la Argentina, ofreciendo como importado algo que es propio. Para que se entienda, depredadores extranjeros pescan todos nuestros langostinos -entre otros especímenes-, se los llevan y luego los compremos como si fueron de ellos. Negocio redondo para chinos, japoneses, españoles y coreanos; pérdida catastrófica para los argentinos.

“¿Querés langostinos argentinos? No, los pescan todos y se los llevan. Y no hay forma de competirles. Después vas por España o esos lugares y venden con un cartelito que dice ‘langostinos argentinos’, y acá terminamos comprando los ecuatorianos. ¿Entonces? Es un recurso bestial el de nuestro país, tenemos 5 mil kilómetros de costa, tenemos costas interiores, hay cooperativas de pesca artesanal (nosotros trabajamos con una de ellas)... Y después autorizan 16 toneladas de exportación de peces de río… Pará, la pesca artesanal no es la depredación: esto es la depredación”, contó.

Una ciudad flotante: así se ven desde el cielo los pesqueros que depredan recursos del Mar Argentino

Temas

Dejá tu comentario