ECONOMIA | Milei | política | Gobierno

La sostenibilidad fiscal y política en tiempos de Milei

El instituto de Economía Aplicada difundió un informe macroeconómico y financiero de la gestión del Gobierno de Javier Milei.

El dato de inflación de abril se ubicó en 8,8%, con una inflación núcleo de 6,3%, marcando una fuerte desaceleración respecto al mes previo y alcanzando la núcleo el menor valor desde enero 2023. Esta desaceleración se ve convalidada tanto por las consultoras relevadas en el REM (inflación promedio de 6,3% en los próximos 6 meses) como por el mercado (inflación promedio implícita del 4,3% en los próximos 6 meses).

Para la narrativa oficial la desinflación se adjudica a una combinación de factores donde el elemento estelar lo aporta un superávit financiero en el primer trimestre por $1,1 billones. No obstante, hay otros aspectos novedosos que a nuestro entender no deben soslayarse superávit comercial por USD 4,2 mil millones, reservas netas alrededor de cero1, cuando llegaron a rozar los 10.000 millones negativos en diciembre y, sobre todo, una recesión muy aguda y extendida sectorialmente, que se plasma en la caída de la recaudación real por 9% (abril), caída de las ventas minoristas según CAME por 7,3% (abril), caída en el patentamiento de autos por 5,9% (abril), caída en el índice de producción industrial por 21,2% (marzo) y caída en el EMAE por 3,2% (febrero). En particular, un sector altamente dinamizador como el de la construcción ha sufrido el golpe de knock out: producción de acero -44,5% en marzo, despacho de cemento -36% e Índice Construya -33% en abril.

image.png
Foto: ámbito.

Foto: ámbito.

Asimismo, la desinflación también tiene un anclaje en salarios reales muy deprimidos. Los ingresos, por su parte, mostraron sus primeras señales de recuperación con el RIPTE subiendo 14% en marzo (2,7% real), sin embargo, el índice de salarios volvió a caer (-0,6% real). Dada la desinflación y el rezago característico de los salarios respecto a los precios (recordar la escalera y el ascensor), sería esperable una al menos tenue recuperación salarial. Hay aquí un primer driver de recuperación del consumo desde su piso de enero-febrero que podría ser también favorecido por el resurgimiento de algunos planes de financiación dada la política de tasas que comentaremos más adelante. Sin embargo, si el consumo es el único driver para una recuperación de la actividad, podría ponerle un límite a la desinflación y erosionar el superávit comercial.

Respecto a la política monetaria, se dio un mensaje contundente de aceleración a la estrategia de desarme de los pasivos remunerados del BCRA. La tasa de política monetaria se redujo tres veces en el último mes, acumulando una caída desde 70% TNA hasta 40% actualmente. Además, la suba de los encajes al 15% para cuenta remuneradas, le que pone un techo a la tasa efectiva mensual de los money market del 2,8% mensual. Los dólares alternativos reaccionaron (hasta ahora) de manera muy moderada, oscilando entre los $1.040 y los $1.100. El movimiento sorpresivo con una mega-licitación por parte de finanzas indica un avance muy fuerte hacia la erradicación total de los pases y producto de esto, varios bancos han anunciado nuevas líneas de crédito hipotecario en UVA como una estrategia para revivir el crédito privado y evitar una sobre exposición al sector público.

El informe completo

Informe Macroeconómico y Financiero - IEA - Mayo 2024.pdf

Dejá tu comentario