LOCALES | Municipalidad de San Miguel de Tucumán | trapitos |

La Cooperativa Aparkar defendió el trabajo de sus cuidacoches

El presidente Hugo Soria reconoció en LV12 que unas mil personas viven de la actividad pero que solo tiene nucleadas a 62. Se desligó del asesinato en San Martín y Saavedra.

El asesinato de un joven que no quiso pagarle a trapitos en San Martín y Saavedra ubica una vez más en el centro de las críticas la labor de este rubro. El presidente de la cooperativa Aparkar, Hugo Soria, repudió el hecho y aclaró en comunicación con LV12 Radio Independencia que sus dirigidos no están homologados por la Municipalidad de San Miguel de Tucumán y ni el Concejo Deliberante.

"Tenemos nucleadas a 62 personas y aproximadamente 50 cuadras son de la cooperativa", indicó Soria, aunque reconoció que son unas mil personas las que viven del trabajo de cuidacoches, a lo que señaló: "no todos están nucleados, yo no puedo albergar delincuentes en la cooperativa. Tenemos una credencial, no todos la tienen, es una foto nuestra con nuestro número de documento y nombre completo, no tenemos nada que ocultar. Hay que tener certificado de buena conducta".

En cuanto a la ilegalidad manifestada por el desarrollo de los trapitos en San Miguel de Tucumán, Soria se defendió: "nosotros éramos empleados de una empresa que quebró en 2005, ya teníamos constituida la cooperativa y como teníamos la matrícula nacional y provincial, nos hicimos cargo. En la cooperativa todo fue de palabra, nada por escrito, antes se respetaba la palabra".

Dejá tu comentario