INTERNACIONALES | Papúa Nueva Guinea | Muertos |

Una tragedia en Papúa Nueva Guinea deja un saldo de 670 muertos

Un enorme deslizamiento de tierras en Papúa Nueva Guinea arrasó una remota aldea y se teme que habría dejado más de 670 muertos.

Los equipos de emergencia de Papúa Nueva Guinea proseguían el lunes sus labores de rescate para encontrar supervivientes, después de que un enorme deslizamiento de tierras que arrasó una remota aldea en la región septentrional del país del Pacífico y se teme que habría dejado más de 670 personas muertas.

La agencia de las Naciones Unidas para las migraciones informó el domingo que unas 1.250 personas habían sido desplazadas por el deslizamiento de tierras ocurrido en la provincia de Enga, en Papúa Nueva Guinea, en la madrugada del viernes. Más de 150 casas quedaron sepultadas y unas 250 casas cercanas han sido abandonadas por sus habitantes.

"Las casas están enterradas bajo unos ocho metros de tierra. Así que hay muchos escombros que atravesar", declaró el lunes Justine McMahon, directora de CARE International en Papúa Nueva Guinea, a la cadena de televisión ABC.

McMahon explicó que las peligrosas condiciones y la inestabilidad del terreno dificultaban las labores de rescate. Se calcula que unas 4.000 personas viven cerca de la zona afectada.

Los residentes han rescatado a una pareja, que había quedado atrapada bajo los escombros, tras escuchar sus gritos de auxilio, informaron los medios de comunicación.

Papúa Nueva Guinea: siguen las tareas de rescate en medio de la tragedia

Las imágenes publicadas en las redes sociales por los aldeanos y los equipos de los medios de comunicación locales mostraban a personas escalando rocas, y a muchas cavando con palas, palos y sus propias manos para encontrar supervivientes. En los videos se podía oír de fondo a mujeres llorando.

Los equipos de emergencia, incluido el equipo de ingenieros de defensa de Papúa Nueva Guinea, se encontraban sobre el terreno, pero los equipos pesados necesarios para el rescate aún no habían llegado a la aldea, ya que la carretera principal seguía cortada y el único acceso era por helicóptero.

Los países vecinos, Australia y Francia, que gobiernan la cercana isla de Nueva Caledonia, en el Pacífico, han manifestado su disposición a ayudar a Papúa Nueva Guinea.

No se ha hecho un recuento oficial de las muertes, aunque la agencia de la ONU para las migraciones estimó el domingo que podrían haber muerto más de 670 personas, más del doble del número inicial de posibles víctimas mortales comunicado por los medios de comunicación de Papúa Nueva Guinea. Según la ONU, hasta ahora sólo se han recuperado seis cadáveres de entre los escombros

FUENTE: Ámbito

Dejá tu comentario