INTERNACIONALES | Perczyk | Argentina | ONU

Perczyk participó de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación

El Ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk reafirmó hoy que en Argentina "reconocemos a la educación como un derecho humano fundamental".

El Ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk reafirmó hoy que en Argentina “reconocemos a la educación como un derecho humano fundamental, un bien público social y una responsabilidad indelegable de los Estados” y planteó que para eso “los estados deben garantizar su presupuesto y financiación”.

image.png
Perczyk participó de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación.

Perczyk participó de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación.

“Reafirmamos el concepto integral de la calidad de la educación, que debe estar relacionado con la inclusión, la ampliación de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida y las condiciones de bienestar de docentes y estudiantes”, sostuvo.

Perczyk participó hoy en Nueva York del panel Financiamiento de la Educación “Observatorio de Financiamiento Educativo” en la Cumbre sobre la Transformación de la Educación, convocada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el marco del 77° período de sesiones de la Asamblea General.

En ese marco, planteó que “para que la educación sea considerada un derecho, los Estados deben garantizar su presupuesto y financiación” y advirtió que “no se ejerce el derecho a la educación sin financiamiento y esto obedece a decisiones políticas, económicas y de relaciones con el orden económico mundial, que condicionan a los países de la región para invertir lo necesario”.

“La responsabilidad irrenunciable del financiamiento del sistema educativo como política prioritaria del Estado, independientemente de las gestiones de gobierno, es condición necesaria para el logro de la justicia social y educativa, sin condicionamientos externos que obstaculicen o reduzcan la inversión necesaria para lograr la recuperación y transformación educativa”, precisó.

Aseguró que “para hacerlo posible, la República Argentina cuenta en su legislación nacional con un marco normativo que salvaguarda y asegura el financiamiento educativo adecuado y continuo, condición de posibilidad para el desarrollo de la política pública nacional”.

Resaltó que “el Compromiso Nacional argentino con la educación es el resultado de los consensos surgidos de los intercambios realizados con más de 150 representantes de sindicatos docentes, organizaciones de estudiantes secundarios y universitarios, agrupaciones juveniles, cooperadoras escolares y organismos del Estado”.

Agregó que allí se plasmaron cinco ejes temáticos: Escuelas inclusivas, equitativas, saludables y seguras; Aprendizaje y competencias para la vida, el trabajo y el desarrollo sostenible; Docentes, enseñanza y profesión docente; Aprendizaje y transformación digital; y Financiación de la educación.

En su alocución Perczyk señaló también la posición Argentina por “la más profunda y firme convicción por el respeto a los derechos humanos, la dignidad de todas las personas y la centralidad que la educación ha desempeñado a lo largo de la historia en la transformación de las sociedades”.

Sin embargo, advirtió que “a pesar de lo realizado socialmente para dirimir las diferencias de manera no violenta, vivimos un presente global signado por alarmantes niveles de desigualdad y polarización política y social”.

Puntualizó que “ante los discursos de odio, fanatismos, difusión de noticias falsas que socavan los pilares fundamentales de la convivencia democrática y a casi 40 años del proceso democrático ininterrumpido en Argentina, creemos que el financiamiento y el ejercicio pleno de los derechos nos va a permitir en Argentina, la región y el mundo consolidar una democracia con todos integrados”.

“Desde el Ministerio de Educación trabajamos para la construcción de ciudadanías democráticas, la convivencia pacífica y el fortalecimiento de lazos en los cuales las diversidades y las diferencias sean celebradas y parte de nuestra vida en común”, destacó.

Y concluyó: “la escuela es el lugar donde indefectiblemente se construyen las identidades y contribuye a pensar que lo común puede ser también la diferencia. Seguiremos trabajando por aulas con más derechos y más democracia y para eso hace falta garantizar el financiamiento que los asegure. Tenemos todos la obligación de trabajar para garantizar a las generaciones presentes y futuras, un mundo más justo, pacífico y sostenible”.

Dejá tu comentario