INTERNACIONALES | Reino Unido | Alimentos | Hogares

Reino Unido: las familias tienen dificultad para pagar sus alimentos

Un estudio de The Food Foundation en los últimos tres meses aumentó un 57% la cantidad de familias que tienen dificultades para alimentarse en Reino Unido.

En Reino Unido, un informe de la organización The Food Foundation reveló que en los últimos tres meses se registró un aumento del 57% en la cantidad de familias que reducen los alimentos o se saltean comidas por problemas económicos. Según el estudio, esto se debe al incremento del costo de vida, la inflación y la suba en los precios del gas y la electricidad.

De acuerdo a los datos relevados por The Food Foundation a partir de una encuesta de la consultora YouGov, en el último tiempo alrededor de 7 millones de adultos han reducido el tamaño de las porciones o han dejado alguna de las cuatro comidas del día porque no podían pagar u "obtener acceso a los alimentos".

image.png
Reino Unido: las familias tienen dificultad para pagar sus alimentos.

Reino Unido: las familias tienen dificultad para pagar sus alimentos.

En abril, 4,6 millones de adultos (8,8% de los hogares) aseguraron que no han comido en algún momento del día a pesar de tener hambre porque no podían pagar o acceder a los alimentos, mientras que 2,4 millones de adultos (4,6% de los hogares) no han comido durante todo un día porque no pueden pagar o no tienen acceso a los alimentos.

También hay un fuerte aumento en la proporción de hogares con niños que experimentaron inseguridad alimentaria: en el último mes fue 17,2% frente a 12,1% en enero de 2022. Esto representa un total de 2,6 millones de niños menores de 18 años que viven en hogares que no tienen acceso a una dieta saludable, lo que los pone en alto riesgo de sufrir enfermedades.

Medidas urgentes

En ese marco, Food Foundation instó al gobierno británico a tomar medidas urgentes para evitar una mayor escalada de la crisis, entre ellas el aumento de los niveles de beneficios en línea con la inflación y la ampliación del acceso a las comidas escolares gratuitas y al programa "Healthy Start".

“El aumento extremadamente rápido de la inseguridad alimentaria desde enero apunta a una situación catastrófica para las familias. La inseguridad alimentaria somete a las familias a un estrés mental extremo y obliga a las personas a sobrevivir con las calorías más baratas, lo que provoca problemas de salud", dijo Anna Taylor, directora Ejecutiva de The Food Foundation.

En ese sentido, señaló que la situación está pasando rápidamente de una crisis económica a una crisis sanitaria. "No se puede esperar que los bancos de alimentos resuelvan esto. El gobierno debe darse cuenta de que el barco se está hundiendo para muchas familias y debe repararse. El rescate con paquetes de alimentos de emergencia no va a funcionar”, remarcó.

Michael Marmot, del University College London, recordó en ese sentido que la comida es básica pero también lo es la seguridad. "Ambos son vitales para una buena salud. Si 1 de cada 7 hogares tiene inseguridad alimentaria, la sociedad está fallando de manera fundamental. Estas cifras sobre la inseguridad alimentaria son tanto más escalofriantes cuanto que el problema tiene solución, pero lejos de solucionarse se agrava”, dijo Marmot.

Por su parte, Vic Borrill, director de Brighton & Hove Food Partnership, que convoca a la Red de Alimentos de Emergencia de la ciudad, reconoció que la cantidad de comidas y paquetes de alimentos entregados por los miembros de la red continúa aumentando a medida que aumenta el costo de vida y disminuyen los ingresos familiares.

"Estamos viendo un número cada vez mayor de personas que nunca antes han necesitado un banco de alimentos y estamos recibiendo más solicitudes de 'alimentos sin cocinar' a medida que las personas se desconectan de sus medidores de energía para administrar su dinero. Esto no es sostenible, y la situación es desesperada", subrayó.

Según los pronósticos del Banco de Inglaterra, la inflación en el Reino Unido se situará en "algo más del 10%" a fin de este año, tras aumentar nuevamente su principal tasa 0,25 puntos porcentuales para intentar contrarrestar el alza descontrolada de precios.

El descontento social por la crisis ya comenzó a mostrar sus consecuencias: en las elecciones locales celebradas el pasado jueves, el Partido Conservador que lidera Boris Johnson perdió 398 escaños. Tras el resultado, Johnson enfrenta nuevas presiones de su partido para presentar su dimisión.

FUENTE: Página 12

Dejá tu comentario