DEPORTES | San Martín | Güemes | Pablo De Muner

San Martín goleó 4 a 0 a Güemes en La Ciudadela

Con fútbol, garra y corazón, San Martín volvió a brillar en La Ciudadela y aplastó a Güemes con dos goles de Jourdan, Miritello y Maggi, de penal.

San Martín tuvo su noche de desahogo y brilló en una magnífica goleada en La Ciudadela ante Güemes de Santiago del Estero. El cotejo se jugó en el marco de la fecha 31 de la Primera Nacional y contó con el arbitraje de Pablo Dóvalo.

San Martín (T) 4-0 Atlético Güemes (SdE) | Primera Nacional | Fecha 31

El equipo de Pablo De Muner necesitaba ganar para continuar dando pelea en el torneo donde Belgrano de Córdoba es el puntero y ahora se encuentra con 6 unidades más que el Santo.

image.png
San Martín volvió al triunfo tras 4 fechas.

San Martín volvió al triunfo tras 4 fechas.

Pasando el primer cuarto de hora, Federico Jourdan abrió el camino tras un rebote dentro del área y la empujó para anotar el primero para el Santo.

En los primeros minutos de la etapa complementaria Gabriel Fernández vio la roja en el equipo visitante, tras una falta ante Brian Andrada. Güemes se quedó con un jugador menos.

A los 14 minutos, Lucas Diarte mandó un centro para Jourdan, quien remató de zurda para convertir el segundo y desatar la locura en las tribunas.

Minutos más tarde, llegó Juan Bautista Miritello, para decretar goleada ante los santiagueños. De cabeza, marcó el tercero para el Santo.

Para cerrar la gran noche de San Martín, Iván Maggi, selló la goleada 4 a 0, desde los doce pasos.

Con este triunfo, el Santo suma 55 puntos. El próximo compromiso será en condición de visitante ante Deportivo Riestra, el lunes 5 de septiembre a las 15.30.

image.png

FORMACIONES

San Martín: Carrizo, Sansotre, Pellerano, Lópes y Diarte; Jourdan, Herrera, Llama, Larralde y Andrada; Miritello. DT: Pablo De Muner.

Güemes de Santiago del Estero: Papaleo; Arregui, Fernández, Pucheta y Aleo; Bellone, Jerez Silva, Benega; Retamar, Torres; Cocimano. DT: Walter Perazzo.

Estadio: La Ciudadela.

Árbitro: Pablo Dóvalo.

Dejá tu comentario