CHISMES Y ESPECTÁCULOS | Valeria Mazza | hijo | Rosario

El hijo de Valeria Mazza volverá a pasar por el quirófano

Si bien el hijo de Valeria Mazza y Alejandro Gravier recibió el alta el jueves 9, ayer visitó al cirujano que vio algo que no le gustó y lo van a intervenir.

La madrugada del 5 de junio quedará guardada para siempre en la retina de Tiziano Gravier, el hijo de Valeria Mazza y Alejandro Gravier. Estando en Rosario(había ido al cumple de su abuela) decidió salir a dar una vuelta con su hermano y amigos, pero en la puerta de un boliche sucedió lo peor para el deportista. Por su condición social recibió una trompada en la puerta de un boliche.

Por el golpe se le fracturó la mandíbula y lo que vino fue una intervención quirúrgica. El jueves 9 le dieron el alta y a la salida del Hospital Austral, Valeria habló con la prensa y dio algunos detalles: “Además de las placas de titanio que le pusieron, tiene dos tornillitos arriba y dos abajo con unas gomitas. Eso es para controlar que no haya movimiento y, además, para relajar los músculos, porque como son músculos fuertes tienden a tirar y eso pude complicar”.

Incluso, contó que el lunes 13 tenía que volver para ver al cirujano y ver los pasos a seguir. Sus padres lo llevaron, pero le control no salió del todo bien. Ante esto, Alejandro le contó a Teleshow lo ocurrido: “Mañana (miércoles 15) lo operan de nuevo a Tiziano porque en el control que le hicieron salto una pequeña fisura. Le van a tener que poner otra placa de titanio mañana a las 12”.

En el medio de todo esto, apareció Jorge Bedouret, el abogado de Franco y Jesúan los acusados de este hecho salvaje. Por disposición del juez, luego de que se entregaran, quedaron detenidos. En cuanto al letrado, en declaraciones con Siempre Juntos (Cadena 3), puso en dudas la operación. “Lo que no tengo es el informe médico de la operación en Buenos Aires, de la supuesta operación en Buenos Aires. Porque yo vi fotos después de la operación que son muy llamativas”, dijo.

image.png

Enseguida se enfocó en la foto que publicó Mazza desde el nosocomio: “La víctima está sentado en una cama, semidesnudo, porque tenía unos cables que no estaban los cables, unas cosas esas en el pecho que se ponen para ver cómo es el post operatorio, y estaba con una sonrisa, no tenía ninguna marca en el cuerpo, ni ninguna cicatriz de cirugía. Ni estaba vendado. Yo quiero el informe médico. ¿Qué cirugía se hizo? ¿Había realmente una fractura? No lo sé, y con eso prisión preventiva”, remarcó, desconociendo que en la actualidad, este tipo de cirugías no dejan cicatrices a la vista.

FUENTE: pronto

Dejá tu comentario