ARTE Y CULTURA | Vinilos | Estados Unidos | ventas

El resurgimiento de los vinilos: ¿por qué están de moda?

En 2023, las ventas de vinilos en Estados Unidos alcanzaron un récord sin precedentes, con 43 millones de unidades vendidas, superando las ventas de CD.

En 2023, las ventas de vinilos en Estados Unidos alcanzaron un récord sin precedentes, con 43 millones de unidades vendidas, superando las ventas de CD por segunda vez desde 1987, según informó la Recording Industry Association of America (RIAA).

Este fenómeno marcó un crecimiento del 10% hasta alcanzar los 1.4 mil millones de dólares y representó el 71% de los ingresos por formatos físicos, ilustra la creciente popularidad del vinilo entre las generaciones más jóvenes, particularmente entre Generation Alpha y Gen Z.

image.png
Vinilo de 1989 (Taylor´s Version) de Taylor Swift. (Foto: Diario de Cultura)

Vinilo de 1989 (Taylor´s Version) de Taylor Swift. (Foto: Diario de Cultura)

El interés ha sido impulsado en gran medida por la búsqueda de álbumes de reciente lanzamiento en este formato, con Taylor Swift y su álbum 1989 (Taylor’s Version) que lideró las ventas globales de vinilos en 2023 580.000 copias de vendidas solo en los EE. UU. en los primeros seis días de su lanzamiento, según Year-End Music Report de Luminate.

La tendencia hacia el vinilo refleja una preferencia por lo analógico sobre lo digital y también resalta el crecimiento continuo del mercado, siendo el decimoséptimo año consecutivo de incremento en ventas. Discogs, una comunidad en línea para coleccionistas de discos, reveló que álbumes de artistas como Taylor Swift, Olivia Rodrigo, Billie Eilish, Dua Lipa y Phoebe Bridgers figuran entre los más codiciados.

El fenómeno ha llevado a los fabricantes a diversificar su oferta con equipos que varían desde opciones económicas hasta dispositivos de gama alta, dirigidos a audiófilos exigentes. Esos aparatos incorporan funcionalidades avanzadas como la conectividad Bluetooth y la capacidad de digitalizar discos, para satisfacer así a un público amplio que busca combinar la nostalgia del vinilo con la comodidad de la tecnología moderna.

image.png
Vinilo de Olivia Rodrigo de su álbum GUTS. (Foto: Lamerch)

Vinilo de Olivia Rodrigo de su álbum GUTS. (Foto: Lamerch)

La popularidad creciente de los tocadiscos se fundamenta en el valor añadido que la música en vinilo ofrece en términos de calidad de sonido y experiencia auditiva. Los audiófilos valoran especialmente la riqueza y profundidad que el vinilo puede aportar a la música, aspecto que los formatos digitales no siempre consiguen replicar.

La integración de características modernas como la conexión inalámbrica y la conversión de música analógica en archivos digitales ha permitido que los tocadiscos se adapten a las necesidades de los consumidores actuales, quienes desean lo mejor de ambos mundos.

A medida que la música en vinilo y los tocadiscos vuelven a cobrar relevancia, las marcas innovan constantemente para ofrecer productos que satisfagan las expectativas de los consumidores en términos de calidad y funcionalidad y también se integren armoniosamente con estilos de vida contemporáneos. Ese balance entre lo clásico y lo moderno es lo que impulsa a un número creciente de personas a redescubrir el encanto del vinilo, una tendencia que parece destinada a continuar en crecimiento en los próximos años.

La apreciación hacia los vinilos se extiende a la percepción de una experiencia inmersiva única, proporcionada tanto por la calidad acústica como por el ritual que involucra su reproducción. Colocar la aguja en el surco del disco y el mantenimiento requerido por estos formatos fomentan una apreciación más profunda hacia la música, a diferencia de la interacción más pasiva que suelen implicar los formatos digitales.

La música en formato analógico, según defensores del vinilo, asegura una captura más completa y rica de la intención original de los artistas, algo que muchas veces se ve comprometido por la compresión de audio en las versiones digitales.

image.png
Foto: El País.

Foto: El País.

El auge en la popularidad de los discos de vinilo también incluye a los avances en calidad y a la introducción de nuevos formatos y pesos, tales como los discos de 180 gramos y 200 gramos, que prometen una experiencia auditiva superior. Esa renovación en la producción del vinilo viene acompañada de una diversificación en el diseño y ofrecen al público ediciones limitadas y discos de colores que pronto se convierten en codiciados objetos de colección.

La inversión en tecnologías avanzadas de fabricación y el uso de materiales de alta calidad son las claves que las casas discográficas aplican para revitalizar estos soportes musicales. El resultado es un disco que se ve bien y que suena mejor. Capturan la esencia de la música de una manera que muchos aficionados consideran insuperable. El vinilo, al ofrecer una fidelidad de sonido más rica y profunda, logra una conexión más íntima entre el artista y el oyente.

Además de la mejora en la calidad del sonido, la exclusividad y el atractivo visual de las ediciones limitadas y los vinilos de colores han jugado un papel importante en el renacimiento del interés por estos discos. Estos elementos añaden un valor estético y coleccionable, lo que hacen que cada lanzamiento sea aún más especial para los entusiastas de la música. La tendencia actual muestra una clara preferencia por poseer una pieza física y tangible de música, que contrasta fuertemente con la naturaleza efímera del streaming digital.

Las ediciones especiales son altamente valoradas por coleccionistas y seguidores ávidos. Artistas modernos han encontrado en el vinilo un medio para proporcionar experiencias únicas a su audiencia, a través de la creación de box sets de lujo, vinilos de colores, discos picture disc, grabaciones en directo, y copias firmadas personalmente por ellos. Esas piezas se destacan por su carácter como objeto de colección y ofrecen un contenido extra y arte exclusivo que profundiza la relación entre el artista y su base de admiradores.

image.png
Foto: Diario de Cultura.

Foto: Diario de Cultura.

La demanda de la forma de arte físico se nutre de varios factores: la nostalgia por lo tangible en una era digital, la búsqueda de una calidad sonora superior, y el deseo de poseer artículos únicos que simbolizan una conexión más estrecha con el creador de la música. Los box sets de lujo se convierten en una ventana al proceso creativo de los músicos, los vinilos de colores y con diseños extravagantes capturan la atención por su estética, mientras que los discos picture disc y las ediciones firmadas añaden un toque personal y exclusividad, lo que incrementan su atractivo entre los aficionados al vinilo.

A medida que este mercado continúa expandiéndose, la innovación en la fabricación de estos discos juega un papel crucial en mantener la fascinación y el interés del público. Los artistas, por su lado, se benefician de una nueva vía para expresar su arte de una forma más integral, para reforzar el vínculo con aquellos que aprecian su trabajo a través de lo que escuchan y de los que pueden ver y tocar. Las ediciones especiales fomentan un sentido de comunidad entre los fans, quienes valoran la oportunidad de coleccionar y poseer piezas únicas dentro del ámbito musical.

FUENTE: Diario de Cultura

Dejá tu comentario