yerba | mate | industriales

Yerba: fabricantes reclaman al Gobierno aumento del precio

Dicen que hace nueve meses que está congelado el precio de la yerba y que, necesitan una recomposición del 40% para no trabajar a pérdida.

A través de un documento, la Cámara de Molineros de la Zona Productora de Yerba Mate salió a presionar para que el Gobierno autorice un aumento de los precios para el paquete puesto en góndola. Para los industriales, la recomposición debería rondar el 40 % para evitar continuar trabajando a pérdida.

“Ante la imposibilidad de incrementar los valores a salida de molino, y como es de público conocimiento, la industria yerbatera, una actividad impulsora de la economía misionera, sigue trabajando a pérdida, poniendo en riesgo los puestos de trabajo y la generación de recursos que genera la actividad”, sostuvieron los molineros, dos meses después de una tensa reunión vía zoom con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, por el mismo tema.

Los molineros sostienen que “a medida que la solución se dilata, la situación sigue agravándose, teniendo en cuenta que a más de nueve meses del último aumento otorgado por la Nación, la materia prima se incrementó en ese período más de 65% y en el mismo período, sólo se autorizó un incremento de 4,5% en el marco del Programa de Precios Máximos”.

Para el sector industrial, “se necesita al menos un 40% para encontrar un equilibrio en el desfasaje de costos. Aún alcanzando esta readecuación, la yerba sigue siendo la bebida natural y energizante más económica del mercado, considerando que por cada kilo se pueden consumir al menos 20 litros de infusión”, dijeron desde la Cámara.

Los problemas para los molineros comenzaron cuando el precio de la materia prima empezó a dispararse, en abril pasado. Pese a que en marzo el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) había fijado en 20 pesos el kilo de hoja verde y 75 pesos la canchada, la escasez del producto hizo que esos valores de referencia treparan a 35 y 120 pesos respectivamente. La puja por la materia prima benefició a los chacareros y dejó como gran perdedor al sector industrial.

image.png

“A este contexto extremo debe sumarse que la industria debió asumir el pago de un bono extraordinario para los trabajadores y afrontar un incremento salarial del 6,5% a partir de agosto, a lo que se sumó que en el contexto de pandemia se requirió el reemplazo de un alto porcentaje de trabajadores mayores de 60 años o en situación de riesgo, generando más cargas económicas para un sector que paga sus impuestos sin ningún tipo exención impositiva”, agregaron desde la Cámara.

“Ante esta crítica situación solicitamos el acompañamiento del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) al reclamo que realiza la industria a los fines de hacer sostenible la actividad en el tiempo”, indicaron. Y no dejaron pasar la frustrante reunión con Kulfas y Español, en principios de julio pasado. “De haberse obtenido respuestas inmediatas a los planteos que oportunamente hizo la industria, se hubiese evitado este escenario de incertidumbre que conduce a colapsar la actividad cuyas particularidades parecen no comprenderse por parte de las autoridades nacionales”.

Con el acompañamiento del INYM y del gobernador de Misiones Oscar Herrera Ahuad, los industriales habían pedido a principios de julio un incremento del 15 % para el paquete de yerba a la salida del molino. El planteo nunca fue atendido.

Esteban Fridlmeier, representante de Corrientes en el INYM, advirtió en ese entonces que el retraso en la actualización de los precios de la yerba mate en góndola podría derivar en el cierre de muchos establecimientos industriales. “No van a aguantar”, aseguró.

image.png

“Se está produciendo un quebranto a todos los molinos que no tienen espalda para soportar esta situación: comprar la canchada a valores que oscilan entre 110 y 120 pesos el kilo”, agregó Friedlmeier, para quien los molineros enfrentan “un problema terminal”.

Algunos industriales admiten por lo bajo que la situación actual comienza a parecerse a la que sufrieron durante la gestión de Guillermo Moreno en Comercio Interior, que derivó en un fuerte endeudamiento de los molineros para evitar bajar las persianas.

FUENTE: clarin.com

Dejá tu comentario