INTERNACIONALES | aborto | caso | Brasil

Brasil: Una jueza le negó el aborto a una niña violada

Una jueza brasileña fue ascendida a un cargo más importante luego de haberle negado el aborto legal a una niña de 11 años que quedó embarazada por una violación.

El escándalo por el caso, ocurrido en el estado de Santa Catarina, se incrementó cuando el Poder Judicial informó que la semana pasada la magistrada de la pequeña comarca de Tijucas fue ascendida como jueza de la ciudad de Brusque.

Este martes intervino la camarista Claudia Lambert de Faria, que determinó que la decisión de la jueza Zimmer ya no tenía validez y ordenó que la niña vuelva a su casa, con lo cual está todavía en condiciones de hacerse un aborto, ya que la ley le permite esa práctica a raíz de que fue víctima de violación.

La jueza intentó junto con la fiscalía de menores convencer a la niña de que desistiera de la interrupción del embarazo con esas conductas manipuladoras, como preguntarle durante un interrogatorio en el que le preguntó si ya había pensado el nombre del bebé, según se ve en el video de la audiencia revelado por el sitio The Intercept Brasil.

"¿Podrías esperar dos o tres semanas más para que ese bebé pueda ser entregado a una pareja en adopción? ¿No tenés expectativa de quedarte con el bebé?", son algunas de las preguntas que hizo la jueza Zimmer a la menor.

El caso llevó a la Corregiduría (Asuntos Internos del Poder Judicial) a abrir una investigación sobre el comportamiento de la magistrada.

En Brasil el aborto es legal cuando hay riesgo de vida de la madre y cuando es producto de una violación, pero el procedimiento fue negado a las 22 semanas de gestación por parte de los médicos del Hospital Universitario de Santa Catarina, en Florianópolis, que argumentaron que necesitaban una orden judicial.

El caso se inscribe en las recomendaciones lanzadas desde el Ministerio de Derechos Humanos, Familia y Mujer que condujo hasta mayo la pastora evangelista Damares Alves, candidata a senadora y la líder más importante del país en criminalizar los casos de aborto permitidos por el Código Penal.

El caso ocurrió en Tijucas, un municipio ubicado entre Florianópolis, capital de Santa Catarina, y el Balneario Camboriú.

Dejá tu comentario