DEPORTES | Aliendro | River | Rodrigo

River le dio la bienvenida a Rodrigo Aliendro

El volante Rodrigo Aliendro, de Colón se convirtió en el primera cara nueva del plantel que conduce Marcelo Gallardo.

La gran novela del mercado de pases llegó a su final. Rodrigo Aliendro, el mediocampista de Colón que buscaron varios clubes, fue presentado como nuevo refuerzo de River. Es que minutos antes de las 8 de la mañana de este lunes, el futbolista llegó a la clínica donde siempre van los jugadores del Millonario para hacerse todos los chequeos médicos y quedar listo para firmar su contrato por tres años.

https://twitter.com/RiverPlate/status/1541455692946604035

Más allá del interés de clubes como Independiente -por momentos parecía tenerlo abrochado- y Boca, Aliendro se inclinó por la oferta de River y llegó a un acuerdo con Colón para rescindir su contrato antes del 30 de junio -día en que expiraba- para poder así ser inscripto en la lista de la Copa Libertadores, donde será el reemplazante de Cristian Ferreira, que pasará a Newell's.

La historia de Aliendro

Pero para poder llegar a ser el gran futbolista que es hoy y ser nuevo futbolista del Millonario, el mediocampista de 31 años, de presente en Colón no la tuvo nada fácil: debió superar varias situaciones complejas tanto futbolísticas como de la vida cotidiana: lo dejaron libre en Inferiores, jugó en la Primera C y hasta tuvo que trabajar como delivery para salir adelante.

Los comienzos en el fútbol de Rodrigo Aliendro

Aliendro realizó sus primeros pasos en Argentinos Juniors y Chacarita, en donde llegó a los 17 años luego de que en el Bicho lo dejaran libre. Increíblemente, el volante nunca fue titular en inferiores: cada tanto era citado para quedarse en el banco de suplentes.

El oriundo de Merlo se tomaba tres colectivos hasta llegar a San Andrés, donde se encuentra el predio de Chaca. Recién en Quinta División, a sus 18 años, Aliendro encontró un poco de regularidad y jugó un puñado de partidos. ¿Cuándo debutó en Primera División? En 2011, dos días antes de cumplir 21 años (la edad límite para firmar primer contrato en un club). Sin embargo, luego del descenso de Chacarita a la B Metropolitana, el entrenador le comunicó que no lo tendría en cuenta y debió buscar club.

Luego de que le confirmaran que no tendría lugar en Chaca y probarse en varios clubes de la tercera categoría del futbol argentino, Aliendro bajó a la Primera C para jugar a préstamo en Ituzaingó, donde mostró un gran nivel futbolístico: le metió un golazo de rabona a Dock Sud muy recordado por los hinchas y a pesar de que su equipo descendió a la D, Aliendro fue uno de los jugadores más destacados.

Claro, como el sueldo no alcanzaba, el de Merlo debió buscar otro trabajo. ¿Qué hizo? Fue delivery, repartiendo pizzas y empanadas por el Oeste. "Siempre les agradezco a los dueños de la pizzería por el laburo. Fue un momento lindo. Lo disfrutaba, no es que era un trabajo que me costaba. Iba a entrenar a la mañana y a las siete de la tarde llegaba a la pizzería y me quedaba hasta la medianoche. En ese momento tenía más tiempo libre y lo aprovechaba para hacer ese trabajo que me ayudó y sirvió mucho para la vida”, recordó Aliendro.

image.png

Su paso por Atlético Tucumán

En enero del 2016, Aliendro arriba al Decano, en donde dejó una gran imagen y es considerado como un "ídolo en silencio" por sus grandes participaciones y su bajo perfil. Un año después de su llegada, el volante marcó goles importantes en la historia del club: ante Junior para empatar la serie por Copa Libertadores, por Copa Argentina ante Independiente donde Atlético Tucumán lo eliminó tras dar vuelta el partido (sería subcampeón del certamen) y realizó muy buenas duplas en el mediocampo con Nery Leyes, Juan Mercier y Guillermo Acosta.

FUENTE: TyC Sports

Dejá tu comentario