SALUD | diabetes | células madre | Riñón

Diabetes: "Una de sus secuelas es el daño en los riñones"

Andrés Orquera, investigador del Conicet en la UNM. dialogó en LV12 sobre el uso de las células madres para abordar el daño renal que causa la diabetes.

Especialistas de la Universidad Nacional de Moreno (UNM) diseñan una terapia novedosa para abordar el daño renal que causa la diabetes. A través de células madre extraídas del cordón umbilical (elegidas por su alta capacidad de regeneración), este tratamiento posibilitaría la reparación del tejido afectado de los riñones. En la actualidad, se estima que hay 30 mil pacientes en diálisis y 5 mil que esperan un trasplante de riñón en Argentina. De concretarse el aporte de los investigadores locales, se podrían evitar las afecciones renales crónicas que pueden derivar en la muerte de la persona.

Por este motivo LV12 se comunicó con Andrés Orqueda, investigador del Conicet en la Universidad Nacional de Moreno.

Células súperpoderosas

Para salvar los riñones y restaurar su función, los especialistas planean suministrar un tipo de células madre que se llaman MUSE y se destacan por ser pluripotentes. Esto significa que pueden convertirse en cualquiera de las otras células que se encuentran en una persona adulta y no tienen efectos secundarios.

"Nuestro objetivo es desarrollar un tipo de terapia que se llama terapia celular para abordar el daño renal. El daño en los riñones puede ser causado por muchísimos factores, pero nosotros estamos abordando el causado por diabetes. La diabetes es una patología muy extendida a nivel mundial y en nuestro país en particular y una de sus secuelas es el daño en los riñones, entonces, lo que queremos desarrollar es un tipo de terapia basada en pluripotentes, un tipo de células madre con la idea de poder reparar alguno de los tejidos dañados en el riñón", explicó el especialista.

Las células pluripotentes son un tipo de células madre, hay una gran variedad de células madre que pueden originar otro tipo de célula en el cuerpo adulto, puede ser de un animal, de un humano o de las plantas.

image.png

En este sentido, hay otros dos tipos de células pluripotentes que son las embrionarias (ESC) y las inducidas (iPSC). Aunque las primeras se extraen de embriones y las segundas son creadas artificialmente en el laboratorio, ambas pueden generar tumores.

"La célula madre por excelencia es el cigoto, ese huevo fecundado que origina un embrión y dentro de las células madre hay unas que se llaman pluripotentes que pueden originar todos los tipos celulares que encontramos en el adulto. Dentro de los tipos celulares pluripotentes, hay dos que están muy bien caracterizado y se conocen bastante bien, pero están en el ámbito de la investigación, son células que derivan de los embriones y se ponen en cultivo y artilugios artificiales", agregó.

Hay otras células madres que están obtenidas artificialmente por reprogramación celular y este tipo que nosotros queremos utilizar se llama MUSE, son células que existen en el cuerpo de los mamíferos, entonces la idea es poder tomarlas y aplicarlas en el mismo individuo. Hay otras células madres que están obtenidas artificialmente por reprogramación celular y este tipo que nosotros queremos utilizar se llama MUSE, son células que existen en el cuerpo de los mamíferos, entonces la idea es poder tomarlas y aplicarlas en el mismo individuo.

image.png

Al evaluar los antecedentes de este tipo de terapia celular, Orqueda revela lo siguiente: "Con células madres se viene trabajando hace bastante tiempo, hay dos tipos muy utilizadas que son las embrionarias y las células madres pluripotentes inducidas (iPSC), pero tienen una limitación muy importante y es que forman lo que se llama teratomas, que son un tipo de tumores muy heterogéneos con diversos tipos celulares", informó.

Estas células con las que nosotros estamos empezando a trabajar en principio no forman teratomas, entonces tienen un potencial clínico mucho mayor que estos dos tipos celulares.

Enfermedad silenciosa

En esta misma línea el especialista aclara que dicha terapia posibilitaría la reparación de estos órganos y no sería necesaria la diálisis o el trasplante: "En realidad, no va a ser tanto preventivo, sino paliativo. La idea es que surgido ese daño renal causo por diabetes utilizar la terapia celular para poder usar como tratamiento".

"El daño renal tiene varias etapas, el riñón es un órgano que tampoco se puede reparar así mismo, pero cuando ese daño es sostenido en el tiempo se genera una enfermedad renal crónica y esa enfermedad en una persona a la cual le funcionan mal los riñones y que tiene que tener unos cuidados muy estrictos puede desencadenar en una enfermedad terminal y ahí tiene dos caminos que son la diálisis o el trasplante. Entonces, nuestro objetivo es desarrollar una terapia celular para evitar llegar a esa instancia", añade Orqueda.

image.png

Los riñones son dos órganos glandulares ubicados entre los músculos de la espalda y el abdomen. Su función principal es filtrar los tóxicos generados por el metabolismo del cuerpo y eliminarlos a través de la orina. También mantienen el equilibrio del agua y la sal del cuerpo actuando sobre la presión arterial. Además, ayudan a la producción de glóbulos rojos y preservan la salud de los huesos.

"Es un órgano con muchísimas funciones, es el que forma la orina, todo el desecho metabólico que se forma en nuestros tejidos y en nuestros órganos pasa a la sangre y de ahí tienen que ser eliminados por el cuerpo y lo hacen a través de la orina, pero también es un órgano que libera hormonas para coordinar distintas funciones de nuestro cuerpo", comentó.

Dejá tu comentario