GOB NOV 1140x100 CMC.gif
Lules | ECIF |

Detuvieron al femicida de Julia Ríos tras la confesión del crimen

El grupo científico del Ministerio Fiscal analiza los restos óseos y otros elementos hallados en Lules. Julia Ríos estaba desaparecida desde diciembre del 2020.

Luego de que confesara fue detenido. Se trata de Franco Guillermo Nieva femicida de Julia Ríos desaparecida desde el 26 de diciembre del 2020 y hallada sin vida en la zona de San Rafael, Lules. El acusado confesó el crimen tras una medida de allanamiento realizada en su domicilio en La Reducción. Tras dos meses de búsqueda, el acusado, presionado por la policía y la Justicia, se quebró y contó donde había enterrado el cuerpo. Nieva quedó acusado de homicidio agravado a disposición de la Fiscalía interviniente.

El cuerpo de Julia Ríos fue encontrado en la zona conocida como San Rafael, a tres kilómetros de la Ruta 301, en un lugar de difícil acceso por la vegetación. “Luego de la confesión de la pareja de la víctima, nos dirigimos al lugar y realizamos la tarea en conjunto con la Policía Científica, Personal de la División Homicidios y un equipo del ECIF”, explicó el jefe de la Unidad Regional Oeste, Guido Romano, quien destacó el trabajo del personal de la Comisaria de Lules.

Pruebas genéticas

El Ministerio Público Fiscal (MPF), a través de la Unidad Fiscal de Homicidios I, dirigida por Ignacio López Bustos, con la participación del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), coordinado por Eugenio Agüero Gamboa, desplegó el trabajo en la ciudad de Lules y zonas aledañas para el esclarecimiento del motivo de la desaparición de Julia Ríos, ocurrido el 26 de diciembre de 2020.

El ECIF convocó a los departamentos de Química Legal, Criminalística y Antropología para trabajar en una finca del Ingenio Bella Vista, en la localidad de María Elena, departamento de Lules. Allí se produjo el hallazgo de restos óseos que pertenecerían a una mujer que era intensamente buscada. Se procedió al levantamiento de los mismos como así también de prendas de vestir, mientras que el antropólogo del ECIF recolectó muestras de tierra del lugar.

“El cuerpo fue arrojado en el lugar y se han encontrado restos óseos, por lo que el antropólogo procedió a la limpieza y el levantamiento para poder realizar la pericia de ADN, y lograr así obtener un perfil que luego será cotejado con el de las hijas y proceder a verificar la identidad de la víctima. El perfil de los huesos con el perfil de las hijas tiene que ser compatible para poder determinarlo. Lo mismo con la sangre encontrada en el taxi rural”, indicó Agüero Gamboa, coordinador general del ECIF sobre las tareas que se realizarán en el Laboratorio de Genética.

"Esta es una investigación que llevó su tiempo, debido a la realización de pruebas científicas y pruebas forenses y cuando se tuvieron indicios respecto al autor material se procedió en consecuencia, lo que motivó el tiempo de la investigación y, cómo el autor del hecho podría estar en el círculo íntimo de la víctima nos llevó a que la información sea reservada porque se podría obstaculizar la pesquisa y, por eso, se actuó de una manera estratégica”, describió el secretario judicial, Tomás Robert, sobre las tareas desarrolladas desde el inicio y hasta la fecha.

Temas

Dejá tu comentario