INTERNACIONALES | Estados Unidos | México | Andrés Manuel López Obrador

El despliegue militar que rompe récords

El despliegue de militares para prevenir y combatir la violencia en las calles de México aumentó 14,5% durante el primer año de gestión del presidente Andrés López Obrador y llegó al máximo histórico de casi 63.000 efectivos, según un informe oficial divulgado ayer.

Actualmente hay 62.954 uniformados en las calles, unos 8.000 por encima del promedio del período del anterior presidente, Enrique Peña Nieto (2012-18), que había sido de 54.980, de acuerdo con un reporte de la petrolera estatal Pemex.

El promedio en el sexenio de Peña Nieto había sido hasta entonces récord, por encima del período precedente (2006-2012), cuando el mandatario Felipe Calderón declaró el combate militar al crimen organizado y desplegó 52.690 soldados.

Los mayores aumentos de tropas se registran en el sureste del país, que abarca los estados de Quintana Roo, Campeche y Yucatán, aparentemente para responder a compromisos adquiridos con el gobierno de Estados Unidos, que amenazó con imponer aranceles a las exportaciones si no se frenaba la avalancha migratoria, hace unos meses.

Pese a la militarización creciente de los espacios públicos, entre enero y octubre de este año hubo casi 25.000 muertes violentas, la cantidad más alta desde que se lleva registro en México.

En ese contexto, López Obrador confirmó que su gobierno procura que la Marina controle los puertos con el objeto de prevenir el contrabando y la corrupción, para lo cual envió al Congreso un proyecto de ley que está en debate en la Cámara de Diputados.

“Debemos tener control de los puertos por la importancia estratégica que tiene, y le tenemos confianza a la Secretaría (ministerio) de Marina”, dijo el mandatario en conferencia de prensa en el Palacio Nacional. No obstante, argumentó que “cuando se habla de militarizar se exagera, no es esto”, informó.

Gran parte de los militares que se sumaron a las tareas de combatir el crimen, pese a la promesa de López Obrador de regresarlos a sus cuarteles, se integraron a la Guardia Nacional, un cuerpo de seguridad recién creado que organizaciones civiles consideran en realidad un organismo militarizado.

FUENTE: ambito.com

Dejá tu comentario