NACIONALES | ley ómnibus | Cámara de Diputados | tratamiento

Ley Ómnibus: fuertes cruces en el primer día de debate en Diputados

Comenzó el debate del proyecto de ley que reforma el sistema económico del país. Funcionarios del oficialismo y de la oposición tuvieron fuertes cruces.

En un fuerte clima de tensión y reiterados cruces entre oficialismo y oposición, la Ley Ómnibus comenzó a tratarse este martes en un plenario de las comisiones de Legislación General en la Cámara de Diputados, que oficia como cabecera bajo el mando de Gabriel Bornoroni, de Asuntos Constitucionales, encabezada por Nicolás Mayoraz y de Presupuesto y Hacienda, presidida por José Luis Espert. El tema principal de discusión giró en torno a la delegación de facultades que busca el presidente Javier Milei, cuestionado por el grueso de la oposición.

En esta primera jornada se hicieron presentes el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo; y el Procurador del Tesoro, Rodolfo Barra, para hablar sobre la Reforma del Estado, mientras el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, estará presente hasta las 20 horas para responder preguntas sobre su área de desarrollo.

Este miércoles asistirán la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el ministro de Interior, Guillermos Francos, integrantes de la cartera de Economía, y se contará con la presencia, nuevamente, de Chirillo.

Un comienzo entre rechazos y denuncias

Al comienzo de la reunión, el titular del bloque de UxP, Germán Martínez, objetó la organización del debate, al señalar que LLA planteó la posibilidad de que algunos funcionarios participaran de forma virtual y que los diputados mandaran preguntas por mail, algo que “nunca se usó”.

Además, solicitó la presencia de 3 funcionarios claves: el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el ministro de Economía, Luis Caputo y de Federico Sturzenegger, a quien apuntó por no entender qué cargo ocupa ni quién le paga el sueldo. “Tiene que venir Caputo, a menos que se quiera seguir escondiendo ¿Y qué van a hacer con Sturzenegger que dicen que es el ministro sin Ministerio?", subrayó.

Por último, pidió que puedan participar los distintos sectores de la sociedad que se ven afectados por este proyecto y han solicitado hacerse presente en el debate: “Hay personas de carne y hueso detrás de lo que se quiere hacer con la ley ómnibus y el mega DNU. Tenemos que permitir que esas voces se expresen, como hicimos siempre. Si es necesario hay que agregar días para que estos sectores se puedan hacer oír”.

En el mismo sentido se expresó la diputada Myriam Bregman, quién también puso el foco la organización, el modo de participación y los tiempos, así como la falta de presencia de funcionarios como Sturzenegger, al que catalogó como “otro fantasma como Conan”. También mostró su preocupación por la presencia de José Luis Espert, impugnado por su bloque por haber amenazado tanto a Bregman como a su compañero de banca, Nicolás del Caño, para quienes pidió “cárcel o bala”.

En línea con Martínez, Bregman pidió se escuche a las organizaciones que quieren participar del debate y criticó el hecho de que solo 3 comisiones estén a cargo del análisis de la ley, reclamo que comparte toda la oposición. “Hemos hecho un calculo rápido que nos da más de 30 comisiones a las que tendría que haberse girado. Más que un ómnibus parece un tren fantasma”.

El foco en las facultades especiales

El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, arrancó la exposición explicando cómo se elaboró la ley que pretende “modernizar el Estado”, reconoció que están considerando modificar ciertos aspectos como el plazo de emergencia, al resaltar que “no se pretende que se cierre el Congreso”, en defensa de la ley. En relación a su materia, no brindó mayores definiciones sobre la cuestión energética, por lo cual volverá al plenario este miércoles. Esto le valió duras críticas de diputados de UxP como Itai Hagman y Agustina Propato.

A su turno, el Procurador del Tesoro, Rodolfo Barra, defendió uno de los puntos que genera más rechazo en todos los partidos: la delegación de facultades especiales hacia el Poder Ejecutivo. "Nuestro país está en una situación grave, las situaciones de crisis exigen decisiones de crisis, actuaciones de crisis. Si hay crisis económica no va a haber Constitución vigente", aseveró.

Uno de los primeros en cruzarlo fue el diputado por UxP, Leopoldo Moreau, quien planteó que “en ninguna de las crisis que se vivió se dio una respuesta institucional de esta naturaleza”. “Están diagramando un esquema represivo para sostener una política económica que no se sostiene de ninguna manera. Busquen consenso político. discutamos tema por tema. Estamos dispuestos a discutir, pero no estamos dispuestos a ceder el poder que la sociedad le dio al Parlamento", sentenció.

La reprobación a la delegación de facultades atravesó a todos los partidos políticos, como el diputado del Frente de Izquierda, Christian Castillo, quien advirtió que “entre el DNU y las facultades delegadas están pidiendo consagrar una autocracia durante un año y un año más prorrogable” o la diputada de la Coalición Cívica, Paula Oliveto, quien aseguró que su espacio “no ha votado jamás delegaciones de facultades”.

Dónde busca aliados LLA

LLA, que solo cuenta con un bloque de 38 diputados, apuesta a que el ambicioso proyecto que posee 664 artículos obtenga resultados positivos con el apoyo del PRO, la UCR, el nuevo bloque Hacemos Coalición Federal, liderado por Miguel Ángel Pichetto, y parte de los bloques provinciales.

“La reticencia viene de la máquina de impedir que es un sector importante de UxP que todo lo cuestiona. Hay algunos más racionales que miran con buenos ojos y los veo con ganas de apoyar, pero no pueden. Eso se siente, se respira un aire. De todos los demás bloques la izquierda no va acompañar, pero el resto de los bloques en general yo siento una inmensa voluntad de acompañar, después veremos el cómo”, declaró el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, en diálogo con TN.

En este escenario, el presidente Javier Milei afirmó en los últimos días que tanto con el mega DNU como con la ley ómnibus no van a negociar nada, aunque se mostró abierto a aceptar “sugerencias para mejorar”. A pesar de aquellas declaraciones, el rol de Milei atenta contras las negociaciones que debe llevar en el Congreso. Primero trató a los legisladores de coimeros y en los últimos días los catalogó como “idiotas útiles que hacen foco sobre las formas” cuando “es importante tener claro que dada la magnitud del ajuste que se necesita una rápida respuesta”.

Al comienzo de la sesión, el diputado de UxP, Sergio Palazzo, se hizo eco de aquellos dichos y protagonizó un duro cruce con los presidentes de las comisiones, al preguntarles si habían recibido pedido de coimas de algún diputado o diputada. “No tengo ninguna denuncia para que me trate de coimero el Presidente de la Nación. A mi no me van a tratar de coimero”, exclamó, mientras se respondían a los gritos con el titular de la comisión de Legislación General, Bornoroni, quien buscó minimizar los dichos de Milei.

Desde el bloque del PRO mantuvieron una reunión la semana pasada donde empezaron a analizar artículo por artículo y, si bien su vocación es la de acompañar, confeccionaron un semáforo donde etiquetaron como verde las cosas que aprueban, amarillo aquellas puntos donde se pueden proponer algunas sugerencias y rojo los temas que requieren un debate más profundos, como la delegación de facultades.

“Estas son reuniones informativas. Hoy vinimos a escuchar y evacuar dudas y plantear alguna sugerencia”, expresan sobre la jornada de este martes, donde plantearon algunas dudas, como el caso de la diputada María Eugenia Vidal sobre la venta de empresas públicas: “Me parece que poner un listado tan amplio de empresas que tienen distinta categoría, distinto valore estratégico, sin considerar estas cuestiones , por lo menos amerita una aclaración del Ejecutivo”.

En el caso de la UCR, también vienen trabajando en un documento con modificaciones al texto, aunque aclaran que la de hoy constituye “una instancia para hacer preguntas sobre temas que requieren de mayor fundamentación, como la transferencia del FGS al Tesoro, o el blanqueo”.

Los temas en los que presentan fuertes reparos son la suspensión de la movilidad jubilatoria, el aumento de retenciones, las privatizaciones en masa, la delegación de facultades legislativas y la posibilidad de tomar deuda en moneda extranjera o bajo legislación o jurisdicción extranjera sin autorización del Congreso.

El titular del bloque, Rodrigo de Loredo, mostró la voluntad del espacio de acompañar, aunque esta tarde se preguntó cuál es el verdadero objetivo del Gobierno detrás del mega DNU y de la ley ómnibus: “¿Quieren que se aprueben estas herramientas o quieren que se lleve la marca el Congreso en medio de una confusión y que esta discusión devenga en un chivo expiatorio para campear la crisis económica?”.

Más temprano, en diálogo con Radio con Vos, había anticipado el acompañamiento: “Este Gobierno asume sobre un montaje económico que es brutal, tiene una situación verdaderamente extraordinaria. No somos nosotros los que vamos a liderar ningún rechazo de nada. Tenemos una voluntad constructiva y de acompañar, pero tampoco nos pidan cheques en blanco, no se lo vamos a dar a nadie”.

Dentro del nuevo bloque Hacemos Coalición Federal (HCF), liderado por Miguel Ángel Pichetto, viene demostrando diferencias más sobre la forma que sobre el fondo. Entre los temas más importantes, adelantaron que van a plantear se destacan las privatizaciones, con el objetivo de que pasen por el Congreso y que no queden a discreción del PEN, la movilidad jubilatoria, la delegación de facultades, las retenciones y un premio al buen contribuyente en el tema del blanqueo

Sin banca pero como líder de la Coalición Cívica, que integra HCF, Elisa Carrió publicó esta semana un comunicado alertando sobre los alcances tanto del DNU como de la Ley Ómnibus, en donde insistió en el concepto “dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada”. “No podemos convalidar en paquete un decreto de necesidad y urgencia ómnibus porque la Constitución Nacional y la división de poderes son valores que sostenemos, no importa quién sea gobierno u oposición”, enfatizó.

En relación a la ley ómnibus, indicó que el tema que genera mayor preocupación es la delegación de poderes extraordinarios al Presidente, que calificó de “inadmisibles”. “Desde el inicio de nuestro partido en el año 2001 nos hemos negado a otorgar poderes especiales en los que “la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna”.

A falta de un cronograma oficial de trabajo, el tiempo corre para LLA, que busca tratar el proyecto el 25 de enero, seis días antes de que termine el período de sesiones extraordinarias

FUENTE: Minuto uno

Dejá tu comentario